Promesas contra realidades

En días pasados, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) dio a conocer, el documento “La educación normal en México. Elementos para su análisis”, en donde hace un recorrido de la formación docente en nuestro país desde el siglo pasado, retomando trayectos formativos desde 1925, pasando por 1984 en que los estudios normalistas se elevan a nivel licenciatura, pasando las diferentes acciones para su transformación en instituciones de educación superior hasta la actualidad.

Dicho documento se constituye en el elemento de información más actual de análisis de la materia de formación docente y como tal, en un referente muy importante para poder hacer un análisis de la situación que se presenta en el México de nuestros días.

El informe refiere que las Instituciones normalistas muestran un debilitamiento en sus trayectos formativos y también en sus cuerpos académicos; con una reducción de casi 100 mil alumnos, sin recursos ni diagnóstico que identifique sus particularidades y necesidades, con una planta docente en la que menos del 50 por ciento de sus profesores están contratados por tiempo completo y sin flexibilidad curricular.

Si tomamos en consideración que en la plataforma electoral 2012 – 2018 del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que es el que sustenta las acciones del actual gobierno federal, encontramos que sólo se encuentra un punto en el que se hacen mención (página 83), en donde se establecen los compromisos, dentro de los cuales encontramos:  “Adecuaremos los planes y programas de estudio de la educación normal para hacer frente a los nuevos desafíos que plantea en la actualidad la educación básica” y “Es prioridad que las escuelas normales recuperen su papel protagónico en la construcción de un nuevo modelo educativo, y para ello, es necesaria su renovación”.

Como podemos ver, pasó todo el actual sexenio federal y a la fecha no hay nuevos planes y programas y, no sólo no recuperaron su papel protagónico, sino que ahora no se necesita de estudiar en una escuela normal para poder ser maestro. Estamos en tiempos electorales y los partidos y sus candidatos prometen ante notario sus compromisos. Lo importante es no olvidar quienes son los que prometieron y no cumplieron.

https://manuelnavarrow.com/2018/02/14/promesas-contra-realidades/

Lo que no se dice de la educación…

Resulta muy complejo el poder determinar un factor que incida de manera preponderante en el fenómeno educativo, puesto que prácticamente todo lo que envuelve la vida de las personas se constituye en circunstancias que pueden favorecer o mermar el avance del mismo.

Observando diferentes sistemas educativos, puede ser sin duda un referente de lo que ha funcionado para que dichas naciones tomen un determinado camino; en este sentido, se evoca frecuentemente ejemplos como los de Finlandia, Islandia, Suecia, Suiza entre otros quienes, a partir del inicio de este siglo en que se aplica la prueba PISA (Prueba para la Evaluación Internacional de Alumnos por sus siglas en inglés).

Dicha prueba, se aplica cada 3 años y presenta énfasis en diferentes aspectos como la lectura, las matemáticas y la ciencia, como fue en esta última aplicación de 2015 y se aplica entre los países más desarrollados del mundo, los cual es benéfico, si se habla de establecer un vínculo de comparación con los países más ricos del mundo, y negativo, si se toma en cuenta que nuestro país es uno de los más desiguales del planeta.

Dicha prueba ha sido, además, un estupendo pretexto para gritar a los cuatro vientos que estamos en el último lugar en educación en el mundo, que no avanzamos y -por consiguiente- de la denostación que se ha hecho del magisterio nacional a quien se culpa de dichos resultados.

Lo que no se dice en igual magnitud, es que México, al igual que otros 36 países del orbe tampoco muestran avances y que hay 13 países que muestran retrocesos, entre los que se encuentran precisamente Islandia, Suecia y el mayor de todos que es, precisamente Finlandia.

Falta mucho por avanzar, pero con un entorno en que prácticamente la mitad de la población se encuentra en pobreza, en donde cerca de 44 por ciento de las escuelas son unitarias o multigrado, es decir, sus maestros deben trabajar con los programas de estudio de dos o más grados, resulta por demás complicado el generar un resultado que sea diferente y menos cuando el Gasto Federal en Educación (GFE) en lugar de ir en incremento, va en decremento, a pesar de lo que dice la maquinaria oficial en millones de spots.

https://manuelnavarrow.com/2018/01/31/lo-que-no-se-dice-de-la-educacion/

¿Hasta cuándo?

La educación en México hoy en día responde a las políticas que se “sugirieron” desde la propia Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de acuerdo con el documento: “México. Mejores Políticas para un desarrollo incluyente” de septiembre de 2012.

En aquel documento, en 73 cuartillas y 21 puntos principales, se abordaba los que la OCDE veía como áreas de oportunidad, dentro de las que destacaban el sistema educativo, la política regulatoria, laboral, energética entre otras.

Un apartado que se visualizaba era los escenarios para el crecimiento económico de acuerdo con la aplicación de las reformas, los cuales, para este 2018, auguraba, en cualquiera de los escenarios, al menos un 3.5% de crecimiento económico, que no se ha dado.

De aquel momento, siguió la toma de posesión del presidente Peña Nieto, la suscripción del Pacto por México en donde el PRI, PAN y PRD iniciaron con lo que ahora vivimos como Reforma Educativa que ha transformado y trastocado la forma y fondo en que se vive la educación en México.

En este momento retomo la primera de las recomendaciones que hacía la OCDE con respecto a la educación: “Seguir ampliando la cobertura educativa y el cuidado de la primera infancia, y al mismo tiempo elevar su calidad mediante la formación de capacidad del personal y el mejoramiento pedagógico”.

A unos meses de que termine el sexenio y de constantes evaluaciones tanto de ingreso, permanencia y promoción, las preguntas siguen en el aire. ¿En qué momento la Secretaría de Educación Pública hará uso de la información que se genera en las evaluaciones? ¿Cuándo se ofertarán los cursos de mejoramiento sin costo que la SEP prometió? ¿Cuándo llegarán los recursos para la mejora de las Normales?

Nada menos esta semana, Margarita Zorrilla, consejera del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), destacó que “se necesitan establecer acciones basadas en las evidencias que proporcionan las evaluaciones y la investigación educativas, y no en las que proporcionan políticas elaboradas con ocurrencias”.

¿Hasta cuando seguiremos esperando a que realmente se tome en consideración las necesidades de las y los maestros?

https://manuelnavarrow.com/2018/01/17/hasta-cuando/

Feliz año nuevo

Con el inicio de año y los buenos deseos, siempre se encuentra presente la intención de generar situaciones que nos lleven a mejorar nuestro entorno de vida, así como su calidad para enfrentar de una mejor manera el futuro que construimos con nuestras acciones. Que sea un estupendo año 2018 y que, en el marco de que es en el que juntos habremos de decidir lo que suceda en los próximos 6 años, lo hagamos de manera reflexionada y con la mira muy bien puesta en lo que deseamos para quienes vienen detrás de nosotros.

Comprender el fenómeno educativo lleva sin duda a un sinnúmero de interpretaciones. Cada historia de vida, cada instante en la escuela o fuera de ella, nuestra posición política, económica y social e incluso la cercanía de nuestro hogar a ella configura nuestra concepción sobre lo que pensamos sobre lo que debería de ser la educación.

Por otra parte, a la educación, confluyen una multiplicidad de factores que en ella inciden y no es solamente lo que sucede en el aula –aunque es muy importante- aquello que nos permite dar cuenta del reconocimiento del resultado de lo que sucede en la escuela. La educación somos todos, lo que sucede en el aula, en el hogar, en el barrio, en la política, sus decisiones y como las enfrentamos para salir adelante en nuestras vidas.

Por tanto, la educación no es una fábrica en donde con un proceso plenamente definido a modo de receta, ingresemos un niño, para años más tarde por el puro efecto escolar, podamos regresar a la sociedad un ser humano con ciertas características, valores y actitudes que puedan cambiar nuestra comunidad. Se trata de nosotros y de nuestras decisiones las que van a permitir cambiar o no nuestro entorno de vida y de quienes vienen detrás de nosotros.

Con ello, debemos aprender que el aprendizaje no es solamente un resultado educativo de una prueba estandarizada que se aplica a millones de estudiantes o maestros. El aprendizaje es un proceso y como tal, debemos entender que la educación no es un bien material como un vehículo, una casa o un aparato electrónico, es un bien humano y por tanto social que va a formar parte de nuestras vidas cuando tome parte en las decisiones comunes.

Volteemos a ver a nuestro derredor, existen ejemplos muy claros del rumbo que está tomando la educación en el mundo. Finlandia ha sido considerada como uno de los mejores sistemas educativos del mundo y ahí no se hacen evaluaciones estandarizadas a maestros y estudiantes de manera central. De igual manera, en nuestros vecinos del norte, en estados Unidos, en donde por 15 años defendieron a la evaluación estandarizada y el progreso de las escuelas para dar un cambio total el pasado 10 de diciembre de 2015 donde se da un cambio completo para dejar de ver la educación desde el punto de vista empresarial (como sucede en México) para darle un sentido más pedagógico.

Sin duda alguna la evaluación es muy importante en la educación y debemos de tener diversos puntos de vista al evaluarla, sin embargo y como menciona el Dr. Eduardo Andere en su último libro “Director de escuela en el siglo XXI”: “el debate continuará pero al menos en el mundo occidental parece ser que la evaluación formativa, holística y orientada al aprendizaje está tomando fuerza”.

https://manuelnavarrow.com/2018/01/03/feliz-ano-nuevo/

No todo es cierto…

El pasado día 7 de este mes, como lo hace de manera anual, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), presentó en la Ciudad de México, el “Panorama Educativo de México. Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2016 de la educación básica y media superior”, en donde, se dan a conocer diversas cifras que tienen que ver con el seguimiento del rumbo de la educación en nuestro país.

Dicho documento, representa un importante referente para poder dar seguimiento a un conjunto de indicadores que, de manera cercana, pueden dar cuenta de lo que sucede en México en el aspecto educativo. Este documento maneja datos lo mismo de matrícula, estudiantes, inversión, resultados educativos, tanto a nivel nacional, como desagregados por entidad federativa, lo cual nos permite dar un seguimiento a lo largo del tiempo, con poco margen de interpretación personal.

Algo que debe de llamar la atención, lo constituye la inversión que en materia educativa haga el Estado, porque una cosa es que México sea el país que menos invierte en el marco de todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), pero otra muy diferente, es el poder apreciar la forma en que el propio país lo ha hecho a lo largo del tiempo en las distintas administraciones, tomando en consideración el perfil ideológico, colores partidistas que le respaldan, así como la importancia dada a la educación en el periodo de tiempo estudiado.

En este sentido y tomando de referencia que nos encontramos en un proceso de reforma educativa, y no de cualquier reforma, sino una de las denominadas de tercera generación en donde el impulso a la meritocracia, de Administración Escolar Descentralizada (AED) y buscar a toda costa, economía en la aplicación de los sistemas educativos. En parte, esa fue la razón en que las tres principales fuerzas políticas –Las que tenían en sus manos las gubernaturas- votaron y –dicen que- analizaron en solo una semana los cambios a la Constitución en la materia, sin mayor análisis y sin mayor consulta.

Otro factor muy interesante a tomar en consideración es el discurso que emana de los actores protagónicos de la actual administración, por ejemplo, cuando el presidente Peña anunciaba que la inversión que se ha hecho en infraestructura educativa no tiene precedente y forma parte de la reforma educativa (El Universal, 30 de mayo de 2017), o cuando el entonces tristemente célebre secretario Nuño decía en la Ciudad Alemana de Lindau en el lujoso Dornier Museum Friedrich que la prioridad en México es la educación.

Más allá de las palabras que se han expresado en el marco del discurso emanado de un proceso de intento de legitimación de la reforma educativa, lo único válido son la realidad de las estadísticas que emanan, -dicho sea de paso de uno de los pilares de la reforma- del propio INEE, quien deja ver en el documento que se toma de referencia en el inicio del presente editorial, que el crecimiento del gasto educativo durante la actual administración ha sido el más bajo desde 1995.

Es decir que, mucho se puede expresar en materia de inversión educativa, a más de los 80,000 millones de pesos del programa Escuelas al CIEN, los cuales se ha dicho hasta el cansancio, son deuda pública que pagarán las administraciones estatales involucradas en muchos años, presumidas por el actual gobierno federal, sin embargo, poco se puede afirmar cuando los números y datos aportados por el INEE precisan con claridad cuál es el nivel real de la inversión educativa en México desde hace más de 20 años. Muy Feliz Navidad y un próspero 2018.

https://manuelnavarrow.com/2017/12/20/no-todo-es-cierto/

Las deudas de la reforma educativa

A partir de que inicia el presente mes de diciembre y de cara a las elecciones del próximo año, reviste especial importancia el hacer un balance de los pros y contras que se han dado en cada uno de los espacios en que se han desarrollado las decisiones en el ámbito público del actual gobierno federal.

Más allá de la avalancha mediática que viviremos en los próximos meses en donde, a decir del Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México Diego Valadez, viviremos tal vez la peor tormenta de spots políticos que tengamos memoria con más de cincuenta millones, en donde muchos de ellos vendrán de la publicidad oficial, conviene revisar los datos duros que nos ofrece la realidad.

Un aspecto primario tiene que ver con la distribución de plazas en educación básica en donde, aparte de la opacidad con que se han ocultado, distribuido y aplicado los recursos en las entidades federativas –bajo una normatividad legal que lo permite y estimula-, en donde, además, se presenta un problema en la asignación de puestos directivos, la falta del acompañamiento que por ley debe de darse a las y los maestros nóveles porque no se les ha pagado quienes debieran fungir como tutores y la falta de pago que raya en más de medio año y algunos casos más de un año de quienes han cubierto su labor en los grupos para que las niñas y los niños no se queden sin clases por parte del magisterio nacional.

En la Educación media superior las cosas no pintan del todo bien, pues el señalamiento hecho por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) hace unos días de que, a pesar de que el enfoque por competencias llegó al nivel hace ya algunos años, a partir de los resultados de la Evaluación de la Oferta Educativa en Educación Media Superior (EVOE), presentada en días pasados, los resultados indican que los docentes de este importante nivel, no han sido formados pedagógica ni didácticamente, por lo que se señaló que cualquier modificación curricular requiere una estrategia de gestión del cambio que sea pertinente a las características de los docentes.

Otro aspecto que sin duda habrá de causar efectos colaterales en el futuro, tiene que ver con el abandono de las Escuelas Normales Públicas del País, no solamente por la falta de una respuesta integral al posicionamiento que hizo el INEE hace ya más de dos años, sino el abandono y precarización del presupuesto hacia las mismas, a pesar de que el mismo Organismo Autónomo ha afirmado que de las Normales han egresado los mejores resultados en los exámenes de ingreso al servicio.

Finalmente, y para no dejar ninguno de los niveles fuera, la crisis que viven las universidades públicas de 7 entidades debe de preocuparnos, puesto que es sólo la punta del iceberg que se vive en el sistema educativo, en donde, en este nivel educativo que durante décadas fue el destino de grandes inversiones, en los últimos 3 años, el Gobierno Federal redujo en un 74% el presupuesto para atender los problemas estructurales, a pesar de que el sentir universitario era de incrementar el monto de manera permanente.

Difícil entender las razones de que eso suceda cuando, sumando los gastos para promocionarse, los dos últimos sexenios se haya gastado más de 78,500 millones de pesos para promocionar sus avances, dejando de lado aquello que en verdad hace la diferencia como lo es la educación en todos sus niveles.

https://manuelnavarrow.com/2017/12/06/las-deudas-de-la-reforma-educativa/

La lógica del presupuesto

Nos encontramos en un periodo en el que se presentan y autorizan presupuestos, en este sentido, resulta muy importante el poder observar aquellos puntos en donde se deba de generar la idea de mejora, para colocar en el diálogo de la sociedad, aquellas circunstancias que se consideran pertinentes en este tiempo.

La educación, por la implicación que tiene en el contexto nacional, con 35 millones de estudiantes, más de un cuarto de millón de escuelas y alrededor de 2 millones de Trabajadores de la Educación, representa siempre un foco de atención, por lo que la Secretaría de Educación Pública (SEP) obtendrá un total de 280,969 millones de pesos en el marco del presupuesto para este 2018, el cual será del orden de los 5 billones 279,667 millones de pesos.

Al margen de los aspectos globales de este presupuesto, no debe de pasar desapercibido que, por cuarto año consecutivo, según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se ha incrementado en un 45% el costo financiero del sector público.

Otra circunstancia que nos debe de ocupar, tiene que ver con los recursos que se aportan hacia el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología CONACyT), de donde se desprende gran parte del actuar de las Instituciones de Educación Superior de nuestro país, el cual, a pesar de que se asignaron 300 millones de pesos adicionales, va a contar con un presupuesto similar al del año 2014, así como el nulo aumento presupuestal a la educación indígena o el recorte al sector cultural en México.

Un claro punto de lo afirmado anteriormente, tiene que ver con la poca importancia que el gobierno federal brinda a los sueldos en el magisterio, como afirmó Claudia Costin, profesora de la Escuela de Educación de la Universidad de Harvard y exdirectora de educación del Banco Mundial a inicios de esta semana en el marco del Foro Mundial para la Innovación de la Educación WISE 2017, celebrado en Doha, Qatar, quien afirma que se requiere que México invierta “Más dinero porque uno no va a volver atractiva la carrera de profesor si se paga tan mal a los profesores, entonces, ¿cómo atraer talento para la profesión más importante de una sociedad, que es la transmisión de los conocimientos y las competencias para el futuro, si se paga tan mal a los profesores?”.

Afirmó además que lo que México invierte, que es el 5.2% del Producto Interno Bruto (PIB) es muy poco y es superado por muchos países, de ahí que ello sea, además de las lamentables decisiones en el ámbito educativo por parte de las Secretarías del ramo de los diferentes niveles de gobierno, un factor muy importante de los lamentables resultados de la educación mexicana en exámenes internacionales como PISA, TALIS entre otros.

Lamentablemente la discusión en nuestras y nuestros legisladores más que en estos aspectos, se centró en la viabilidad de su “bono de marcha” en el que, por ejemplo, cada senador recibirá 2.4 millones de pesos por Seguro de Separación Individualizado, cantidad que se aleja mucho de lo que un trabajador común termina su relación laboral por haber servido 6 años a su empresa.

https://manuelnavarrow.com/2017/11/22/la-logica-del-presupuesto/