Una mentira repetida mil veces…

La educación es una preocupación muy sentida en la sociedad mexicana, representa los sueños y anhelos tan personales como las generaciones que representan el futuro del hogar, la ciudad, el estado o nuestro país, por tanto, es una fuerte tentación de los políticos, presentarla a la comunidad como una valiosa moneda de cambio para obtener votos en el corto plazo.

Como tal, quienes tenemos toda una vida de servicio a la educación, hemos visto como cada vez en mayor cantidad, se puede observar como ha ido evolucionando la presencia de personajes de clara identidad política en la toma de decisiones educativas en las entidades federativas y en el país.

En otro orden de ideas, los recursos que se invierten en educación representan un valioso elemento en cualquier sociedad, ya que, si son invertidos en políticas públicas adecuadas, significan alimento, edificios, capacitación, mejor formación docente, entre otras muchas variables en las que nuestro país se encuentra ávido de inversiones.

Hablando de recursos en la educación, nuestro país presenta dos características importantes en la materia, tomando en consideración lo que dice la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), organismo que agrupa a las economías más importantes del mundo y al cual nuestro país pertenece desde principios de la década de los noventas del siglo pasado. Somos el país que menos invierte hablando de monto de recursos, pero curiosamente, de los que más invierte porcentualmente hablando, por lo que la forma en que se invierten los escasos recursos se convierte en un tema por demás importante.

En este sentido, la noticia que fluyó la semana pasada por parte de la Secretaría de la Función Pública (SFP) en los medios en el sentido de que entre 2013 y 2018 la Secretaría de Educación Pública (SEP) gastó 4 mil 97 millones de pesos en publicidad, a través de la partida 36101, “Difusión de Mensajes sobre Programas y Actividades Gubernamentales”, de los cuales, el gobierno del presidente Peña Nieto gastó 3 mil 7 millones de pesos en aspectos destinados a la contratación de publicidad en medios de comunicación para promover la reforma educativa. Recurso con lo cual prácticamente se pudieron mejorar todas las escuelas señaladas en el censo que se hizo para tal efecto y que no se llegó ni al 10% de ellas.

Dice un dicho popular que una mentira repetida mil veces puede convertirse en verdad y eso fue precisamente lo que se intentó hacer con una reforma laboral vestida de educativa y en donde hoy se tiene la gran oportunidad de dejar atrás, si realmente existe la voluntad de cambio y se deja el intento en una reforma cosmética que aparente una unidad legislativa solamente.

https://manuelnavarrow.com/2019/04/10/una-mentira-repetida-mil-veces/

Las decisiones en la educación.

En el ámbito de las políticas públicas, existen tantas definiciones de como actuar, como ejemplos de decisiones adoptadas por los diferentes niveles de gobierno, sin embargo, lo más importante, a fin de poder establecer si una acción fue adecuada o no, es desarrollar el análisis y la evaluación correspondiente.

Hoy nos encontramos en uno de los aspectos medulares de lo que serán las decisiones en el ámbito educativo que habrán de desarrollarse en los próximos años en nuestro país, por lo que bien vale la pena hacer un ejercicio de lo desarrollado anteriormente y con ello, buscar generar las mejores decisiones.

De acuerdo con Salazar (1999, pág. 43), toda política pública involucra tres sistemas: el político, el administrativo y el social. El político porque es donde se toman las decisiones, el social, porque de alguna manera se busca resolver una problemática específica y el administrativo, porque siendo el que va a ejecutarla, resulta en lo que finalmente se hace o no para resolverlo.

En el caso de la educación, muchos son los factores que inciden para que se pueda brindar un servicio de calidad y la infraestructura es uno de los que políticamente se ha lucrado de mayor manera a lo largo del tiempo. Para determinar la gravedad de los problemas, el gobierno federal anterior, en teoría aplicó 29.3 millones de cuestionarios en 273,317 centros de trabajo, censando a casi dos millones de personal al servicio de la educación y más de 23 millones de estudiantes, encontrando, a decir de las autoridades anteriores, las grandes carencias en este aspecto y poder enfocar los recursos de mejor manera. Pocos fueron los usos de dicha información.

De acuerdo con el análisis desarrollado por las Comisiones Unidas de Educación y de Puntos Constitucionales con motivo de la Reforma Educativa del presente gobierno (pág. 203), establece que, en lo referente a la mejora de la infraestructura física de las escuelas, a través de Programas como “Escuelas Dignas”, “Reforma Educativa” y “Escuelas al CIEN”, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señala que […] la falta de un diagnóstico integral y actualizado sobre el estado físico de los planteles, aunado a la ausencia de tramos de control bien definidos y la falta de coordinación entre las instancias federales y estatales, implicó que se careciera de un plan estratégico, que permitiera programar y asignar recursos con una visión sistémica.

Es por ello por lo que, poniendo la vista hacia el futuro, es momento de generar las condiciones para que se desarrolle un mayor enfoque de revisión del actuar de nuestras autoridades de todos los niveles y no perdamos otros seis años en donde en lugar de búsqueda de mejoras, se lleve a cabo una búsqueda de votos, como lo hizo el gobierno federal anterior.

https://manuelnavarrow.com/2019/03/27/las-decisiones-en-la-educacion/

Lo que esperamos de la Reforma Educativa

En el debate legislativo, una vez que se ha concretado prácticamente por unanimidad lo relacionado a la Guardia Nacional, todo parece indicar que habrá de darse la discusión en torno a la modificación constitucional en materia educativa, la cual, a decir de la propuesta del Poder Ejecutivo, se trata de una apuesta diametralmente diferente de la que se implementó en el sexenio pasado.

Si algo queda claro, es que una parte mayoritaria del magisterio planteó por muy diversos medios, la cancelación de una reforma que atentó no solo contra sus derechos laborales, sino contra su propia dignidad personal, familiar y profesional, provocando, entre otras cosas, la jubilación de cerca de 150,000 docentes por prácticas intimidatorias de la evaluación punitiva.

Frente a las propuestas antagónicas que se vislumbran en el debate de las ideas, resulta fundamental entender que se debe de apostar por una reforma que, al igual que la anterior, pueda surgir con el mayor consenso posible, pero sin perder la esencia de lo que fue el compromiso de campaña del presidente López Obrador.

De las muchas rutas que se avizoran, es preciso apostar por aquella que permita al magisterio encontrar un camino para que pueda capacitarse, sin tener que invertir el salario de su familia, ni el temor de perder su trabajo por una evaluación diagnóstica.

Por otra parte, es preciso que más allá del discurso de años, se pueda apostar por el fortalecimiento de las Instituciones Formadoras y Actualizadoras de Docentes que a la vez termine con los cientos o tal vez miles de escuelas “patito” formadas al vapor, a la luz del negocio que dejó la anterior reforma.

Algo que no podrá faltar, deberá de ser un mecanismo adecuado, transparente y eficaz, para la selección, promoción y reconocimiento del magisterio, en donde se aleje cualquier duda de la veracidad de quienes ocupen las plazas.

Finalmente, y no menos importante, habrá que apostar por una reforma en la que el derecho a la educación de las niñas, niños y jóvenes se encuentren en el centro, sin afectar los derechos del magisterio.

Para lograrlo, se deberá de llevar a cabo un debate intenso y necesario que refleje la altura de miras y la madurez de los grupos parlamentarios, a la cual le apostará la sociedad mexicana si, al igual como se hizo en la anterior reforma, existe el interés superior de la Nación para superar los desafíos que se presenten.

https://manuelnavarrow.com/2019/03/13/lo-que-esperamos-de-la-reforma-educativa/

Mucho ruido y pocas nueces…

Poco a poco, conforme pasa el tiempo, las propias revisiones de las acciones que tuvieron que ver con las decisiones educativas en el pasado gobierno federal, dan cuenta del daño que hicieron y permiten asumir que se hace necesario que las nuevas acciones en la materia de la actual administración enfoquen sus baterías hacia la corrección de aspectos torales en el tema, del cual, por cuestiones de espacio, solo se tocan algunos.

De acuerdo con el informe del Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2017 de la Auditoría superior de la Federación (ASF) que se presenta en días pasados en un detallado documento de 326 cuartillas, en donde se destacan múltiples problemas de coordinación, programación y ejecución del gasto que, lejos de ser utilizado en las niñas, niños y adolescentes, se utilizó en acciones que poco o nada podían influir en ello.

Hablando de las escuelas de tiempo completo (ETC), se detalla que apenas se logró dar cobertura al 14.1% del total de estudiantes de educación básica, de los cuales poco más de la mitad recibieron alimentación que es parte fundamental del programa original y lo que es más grave, queda establecido que la SEP no demostró que la ampliación del tiempo de permanencia de 3,583,172 alumnos en 25,134 ETC, incidiera en la mejora de sus aprendizajes, ya que se desconoce su nivel de logro educativo.

Resulta, además, que los programas que, si recibieron mucho dinero en publicidad, no se hicieron adecuadamente, como es el caso de los Consejos Técnicos Escolares, los cuales, a la par de los Consejos Escolares de Participación Social en la Educación, no recibieron medidas de control para su adecuada operación.

Por otra parte, queda establecido, que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE)no contó con modelos de evaluación integrales que articularan los componentes, procesos y resultados del Sistema Educativo Nacional, y no dispuso de mecanismos para asegurar el uso de los resultados de las evaluaciones en la toma de decisiones de las autoridades educativas.

Se establece, además que, en opinión de la ASF, a cinco años de la promulgación de la Reforma Educativa, se han realizado diversos cambios en los componentes del Sistema; sin embargo, las deficiencias identificadas en el diseño e implementación de dicha estrategia, en el periodo 2013-2017, conllevan el riesgo de que, aun con su materialización, no se logre mejorar la calidad de la educación, ni elevar el nivel de aprendizaje.

Con lo anterior queda más que claro que se hace necesario establecer acciones de corrección del rumbo educativo en donde se establezca una ruta diferente y mejor que en realidad atienda las necesidades de las niñas, niños y jóvenes y no solo el aspecto publicitario del tema.

https://manuelnavarrow.com/2019/02/27/mucho-ruido-y-pocas-nueces/

Aprender inglés…

Una queja que se tiene con frecuencia en relación con la educación tiene que ver con la falta de relación que le atribuimos en el vínculo que tiene con la aplicación en nuestra vida diaria.

Pues bien, estamos en un tiempo en el que revisamos nuestros dispositivos móviles más de 80 veces en un día, en un país de cerca de 130 millones de personas que cuenta con 112.8 millones de líneas de teléfono celular, de los cuales, el 85% son teléfonos inteligentes.

Estamos en la era en que las aplicaciones móviles se han vuelto parte de nuestras vidas. De acuerdo con información disponible, actualmente, existen más de 5 mil millones de aplicaciones tomando en consideración solamente las dos principales empresas líderes en el mundo.

En otro orden de ideas, las 800 Universidades mas grandes e importantes del mundo han desarrollado los cursos masivos abiertos en línea (MOOC por sus siglas en inglés) que fomentan un aprendizaje gratuito o con una certificación a bajo costo, y con tutoriales en donde hay más de 78 millones de personas que aprenden en diferentes dispositivos con el apoyo de un experto en línea.

Por otra parte, y si observamos el nivel de personas que hablan inglés en los Países Bajos (72%), Dinamarca (71%), Suecia (70%), Noruega (68%) y Finlandia (66%), podemos encontrar como dato adicional, que independientemente de la manera en que se enseña en la escuela, las películas infantiles se reproducen sin traducción al idioma del país, es decir intuitivamente.

Con estos datos, lo que deseo mostrar, es que es necesario revisar la manera que tenemos para llevar la educación a las niñas, niños y jóvenes en nuestro país y que lo importante siempre será la innovación en mecanismos que nos permitan generar nuevas formas para llevar la educación, siempre y cuando se ponga en primer lugar el aprendizaje.

Esteban Moctezuma, Secretario de Educación Pública dio a conocer recientemente, que se implementará un programa en donde la enseñanza del inglés se llevará a cabo a través de plataformas, en donde maestros dirijan la enseñanza y los alumnos aprenden el idioma, sin que necesariamente el docente sepa hablarlo, lo cual generó mucho movimiento en las redes sociales, sin embargo, dada la manera en que millones de personas aprenden en el mundo, bien vale la pena explorar la opción y ver entonces, con una evaluación y seguimiento del programa, la forma en que resulta a fin de poder explorar los siguientes pasos en la materia. Feliz día del amor y de la amistad.

https://manuelnavarrow.com/2019/02/13/aprender-ingles/

Si realmente queremos un cambio…

A lo largo del sexenio pasado, se insistió hasta el cansancio que se quería fortalecer la educación pública bajo la premisa de elegir a los mejores bajo un sistema transparente, justo y equitativo, además de un impulso “sin precedentes” a las Escuelas Normales. Como ya se ha documentado ampliamente, nada más falso. Mucha tinta y dinero en los medios y pocos efectos en la realidad.

Uno de los efectos perversos sin decirlo, fue el desmantelamiento del sistema de formación docente en el país, en principio, bajo el pretexto de “quitar el monopolio” a las escuelas normales, y bajo el ya conocido lema de “cualquiera puede ser maestro”, se desarrolló una silenciosa pero efectiva desarticulación de dichas Instituciones Formadoras y actualizadoras de Profesionales de la educación.

Fueron varios los puntos que se pueden tomar en consideración, la falta de consolidación en sus formas de organización, el impulso para que se multiplicaran las ofertas sin mayor referencia académica y los negocios en la “preparación para la evaluación”, la falta de apoyo para desarrollar sus Cuerpos Académicos en donde podemos ver que no se ha avanzado en años y por supuesto, un prácticamente nulo apoyo para sus procesos de desarrollo y planeación institucional.

Como una característica que se ha trabajado desde hace ya un número importante de años, las Instituciones normalistas han tenido como premisa, el desarrollar espacios colegiados en Cuerpos Académicos en donde docentes han intentado fortalecer con investigación, sin embargo, el recurso para poder desarrollar sus actividades, además para presentar sus investigaciones, cada vez ha venido a menos,

De la carencia de los recursos que reciben, como muestra, un botón, como  lo aseveró hace unas semanas quien fuera en el sexenio pasado y es hasta el momento titular de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE) el Maestro Mario Chávez Campos, “los recursos que reciben las universidades del país ya que la gran mayoría recibe aproximadamente 400 millones de pesos anuales de manera unitaria, en cambio para las normales se distribuyen 500 millones de pesos que se deben repartir entre las 266 escuelas existentes”.

Si realmente queremos un cambio en la educación, se debe de apostar como lo han hecho otros países que han salido adelante, un impulso verdadero al sistema de formación docente, generando acciones para atraer a los mejores y hacer realmente que valga la pena estar en esta maravillosa e importante carrera de vida.

https://manuelnavarrow.com

Ahora los pobres…

En la actualidad, a partir de las modificaciones generadas en el ambiente educativo a partir del resultado de las elecciones de julio pasado ha cambiado diametralmente la clave para entender su realidad, en donde, a partir de los posicionamientos del nuevo gobierno, se han incorporado, en el centro del debate, elementos como la equidad que, aunque se mencionaban en el discurso del pasado gobierno federal, se encontraba ausente en la realidad de las decisiones y aplicación de las políticas públicas en el tema.

Un ejemplo claro de lo anterior tiene que ver con el documento que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) entregó al Secretario de Educación pública, Esteban Moctezuma Barragán de manos de su Secretario General José Ángel Gurría el documento “Getting it Right – Prioridades estratégicas para México”, versión actualizada de la que se entregó en Paris hace seis años al entonces presidente electo Enrique Peña Nieto.

El documento, a pesar de que reconoce avances en ciertos aspectos, señala importantes deficiencias, principalmente entre quienes menos tienen, que aun se presentan en el Sistema Educativo y que sin duda habrán de representar un espacio en la agenda del gobierno federal que recién inicia su administración.

Entre tras cosas, el documento señala que sólo cerca de la mitad de los jóvenes de 15 a 17 años de entornos desfavorecidos se inscriben en el sistema educativo; el gasto por alumno en educación básica en 2014 fue de 2,896 dólares estadounidenses, en comparación con los 8,733 dólares estadounidenses en promedio en la OCDE; solo 9.8% de los alumnos indígenas monolingües de 15 a 17 años de edad siguen inscritos en la escuela y, los que lo están, con frecuencia aparecen en niveles educativos más bajos de los que les corresponde por edad, además de que el 43% de los docentes de escuelas indígenas informan que carecen de libros de texto específicos en la lengua nativa y gran parte de ellos (15 a 25%) señala que su conocimiento de las lenguas indígenas es bajo.

El documento reconoce que algunos estudios nacionales ponen de manifiesto que los recursos pueden asignarse de forma más equitativa entre las escuelas y los municipios: actualmente las escuelas rurales, indígenas o multigrado tienen menos acceso a recursos que las escuelas más favorecidas, por lo que es momento de ver por aquellos centros educativos que menos tienen y que a lo largo de décadas han sido los olvidados del sistema.

https://manuelnavarrow.com/2019/01/16/ahora-los-pobres/