Recursos en la educación

Hablando de educación, los esfuerzos que se hagan desde el gobierno generalmente resultan escasos ante la necesidad de la sociedad, sin embargo, cuando el gasto se hace con desorganización, sin conocimiento y bajo claros signos de ventaja política, el problema es aún mayor.

Lamentablemente en nuestro país, cuando se habla de auditorías y de programas de evaluación de políticas públicas, siempre estamos hablando de más de un año de distancia para cuando se tiene acceso a la información de manera abierta, lo cual no permite apreciar en su justa dimensión las acciones del gobierno en turno de manera adecuada en el tiempo preciso.

La semana pasada, en el marco de la celebración del “Seminario XV años del Panorama Educativo en México” por parte del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE),se hizo la presentación del libro “Panorama Educativo 2017” en el cual se hizo un análisis de los logros y retrocesos de nuestro sistema educativo que atiende, en los niveles de educación obligatoria a más de 30 millones de alumnos, más de 25 millones de niñas y niños en la educación básica y poco más de 5 millones de adolescentes y jóvenes en educación media superior.

Hablando del tema de los recursos, en el mencionado informe, resulta relevante que en lo que se refiere al Gasto nacional en Educación, Cultura, Deporte, Ciencia y Tecnología según origen de los recursos (1994-2017), en el presente sexenio y en el previo, el gasto público en educación creció a una tasa media anual cada vez más baja, 5.5% (2001-2006) y 3.9% (2007-2012), mientras que de 2013 a 2017 decreció a una tasa media anual de 1.1%, a pesar de que la economía creció más.

Por otra parte, durante los años del sexenio de Enrique Peña (2013-2016) el gasto mediante Programas Federales creció, en términos reales, en menor medida que durante los años analizados del sexenio de Felipe Calderón (2008-2012), 1.1 y 6.2%, respectivamente.

Para decirlo de manera precisa, tan solo de 2015 a 2016 se presentó una disminución de 3 064.6 millones de pesos reales en los Programas Federales de educación básica. Además, se redujo el monto destinado a educación para adultos en un 21.3%.

Cuando se tienen solamente decisiones cupulares, cuando las prioridades en el ámbito educativo no son las necesidades de la educación y se invierten los escasos recursos en promoción de imagen y otras cosas innecesarias, tenemos resultados de todos conocidos.

https://manuelnavarrow.com/2018/08/15/recursos-en-la-educacion/

La educación, lejos de las campañas

Las campañas políticas han quedado en el pasado y la inercia, pasión, encuentros y desencuentros propiciados por las declaraciones y debates generados entorno a las propuestas educativas han quedado atrás.

Por ello, conviene entonces, hacer un alto en el camino y generar, desde una posición sobria y alejada de reflectores y posicionamientos desde colores partidistas, para retomar aquellas circunstancias que nos permitan enfilar las baterías y los escasos recursos que ya de por sí se tienen desde el ámbito gubernamental, para visualizar un futuro de la educación que nos permita asumir con responsabilidad su visibilización desde posiciones aparentemente contrarias y diversas.

En primera instancia, hablando de la educación básica y buscando un espacio que vertebre con las modificaciones constitucionales desarrolladas desde el actual gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, es importante conservar aquellas que tienen que ver con el respeto al derecho a la educación de las niñas, niños y adolescentes, así como buscar conservar, adecuar y fortalecer la estructura generada entorno a dos importantes figuras que crecieron a la luz de las modificaciones educativas, que han sido profundamente señaladas con críticas por su marco normativo, que son el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) que encabeza el Sistema Nacional de Evaluación Educativa (SNEE), así como la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (CNSPD) que marca el camino del Sistema Nacional del Registro del Servicio Profesional Docente en nuestro país.

En ambos casos, se ha desarrollado un esfuerzo importante para lograr no sólo la estructura, sino la experiencia profesional en cada uno de sus ámbitos de desempeño que pueden -con las adecuaciones legales pertinentes y suficientes que alejen las decisiones del aspecto punitivo que les caracterizaron-, iniciar un camino certero que permita fortalecer en la educación, los valores que ya aparecen en el Código de conducta del INEE, que son la integridad, honradez, transparencia, rendición de cuentas, igualdad, respeto y liderazgo.

Es pues, un momento de asumir con responsabilidad el reto que viene e incluir en el discurso educativo del siguiente gobierno los elementos de la realidad educativa que ya existe en nuestro país, que además cuenta con personal enormemente calificado y el cual, seguro estoy, que de brindársele la apertura normativa adecuada, habrá de desarrollar un trabajo que habrá de ser no sólo importante, sino imprescindible para el desarrollo de lo que habremos de ver en el ámbito educativo de los siguientes años.

https://manuelnavarrow.com/2018/08/01/la-educacion-lejos-de-las-campanas/

Los retos por venir

Para poder llevar a cabo un proceso de transformación, las mas de un cuarto de millón de escuelas de educación básica en nuestro país, requieren de una serie de insumos que les permitan fortalecer su actuar. Por ello, el gobierno que inicia en el mes de diciembre enfrentará retos muy importantes que deberá tomar en consideración para poder incidir y no perder más tiempo en políticas brillantes ante los medios de comunicación, pero sin contenido académico y con graves perjuicios laborales como lo hizo el gobierno en turno a lo largo de seis años.

En primera instancia y como factor más importante, está la formación docente de quienes ingresan al sistema, ya que no es posible que, con un solo examen, personas sin la preparación adecuada en el ámbito profesional tomen en sus manos a niñas y niños, principalmente de preescolar y primaria por lo graves riesgos que ello implica. De igual manera es fundamental de que exista un verdadero respaldo a la Escuelas Normales, se les dote de presupuesto suficiente y de espacios de autonomía para fortalecer su capacidad curricular, y que sean éstas, así como la Universidad Pedagógica Nacional las únicas con posibilidades de formar a las y los futuros Profesionales de la Educación.

De igual manera, a la par del fortalecimiento de los contenidos académicos para el mejoramiento de la niñez y juventud nacional, se encuentra la separación de todos los aspectos laborales que se encuentran inmersos en la legislación educativa y que aquellos, se ubiquen, como siempre debió de haber sido, en lo que corresponde al contrato colectivo de trabajo con respeto al magisterio y sus derechos adquiridos con antelación.

La evaluación docente debe de continuar, abarcar a las autoridades educativas, así como mejorar y diversificarse, a la par de establecerse como factor fundamental para la capacitación, desarrollando un sistema de mejoramiento del magisterio con una capacitación constante, gratuita y con la posibilidad real de crecimiento sin necesidad de tener que escalar en los puestos administrativos para mejorar salarialmente.

Finalmente, se hace necesario que lo que está en la legislación como letra muerta con referencia al reconocimiento profesional del magisterio se lleve a la práctica, para dejar en claro que, más allá de la condición de pobreza y desigualdad que se vive en nuestro país, así como los resultados educativos, la sociedad reconoce el papel de transformación y mejoramiento del magisterio nacional.

https://manuelnavarrow.com/2018/07/19/los-retos-por-venir/

El péndulo de la historia

El domingo pasado se llevó a cabo la elección más grande de la historia nacional, no solo en participación en la organización, sino en lo que corresponde a orden, conteo, número de puestos de elección popular en juego, así como por supuesto por la cantidad de personas que acudieron a emitir su voto en el que, además, se dio como claro ganador al candidato de la Coalición “Juntos haremos historia” Andrés Manuel López Obrador, quien supera al momento en que se escribe este artículo, más de 30 millones de votos, siendo así el de mayor porcentaje (mas de la mitad de electores) y el de mayor número de votos en toda la historia nacional.

Sin embargo, por las características que posee su personalidad, curiosamente no solamente fue el candidato que acaparó el mayor número de jóvenes, mujeres y hombres de todas las edades, sino que, hablando del grado máximo de estudios, fue también el que recibió el mayor apoyo por parte de quienes tienen el mayor grado académico en el País, con lo que combina un extraña, pero sin duda eficaz forma en la que se conjugaron las cifras para dar una victoria que se antoja lejana en las posibilidades que envuelve en sus circunstancias para cuando inicie el nuevo gobierno.

Estamos ante el péndulo de la historia que ahora retorna, por la vía de una victoria democrática en el marco de la madurez de un pueblo al que le ha costado sangre, sudor y lágrimas y que, en ella, visto así, a la luz de la larga duración que destaca Fernando Braudel para los estudios históricos y que representa, además, una valiosa herramienta para que, junto con el momento, se puedan retomar los esfuerzos de miles de hombres y mujeres que han apostado por un futuro diferente.

Aun falta tiempo para que este gobierno inicie, sin embargo, como todos lo que me ha tocado vivir en mi medio siglo de vida, habrá que explorar las acciones y revisar los hechos, las consecuencias de los actos que ahora vendrán para dar testimonio de lo que pueda suceder.

Sin duda grandes esperanzas, sobre todo ante los años más violentos de la historia nacional y en el marco de niveles de impunidad y pobreza que rebasan por mucho, escenas de la imaginación de cualquier director de películas del tema.

Por ahora son solo espacios de reflexión colectiva en la que vemos o vislumbramos escenarios en el futuro. Corresponderá a todos el generar las acciones para que ello pueda ser posible en el marco de nuestra realidad social.

https://manuelnavarrow.com/2018/07/04/el-pendulo-de-la-historia/

Responsabilidad histórica

Estamos a seis días del cierre de las campañas políticas y a escasos 10 días de que se lleve a cabo la mayor jornada electoral de la historia de nuestro país, con lo que, millones de personas habremos de definir el futuro de nuestro país, y por ende, de las generaciones venideras para los próximo seis años, lo que constituye una gran responsabilidad histórica.

En la jornada que habremos de llevar a cabo con una extraordinaria participación de millones de ciudadanos en las urnas y fuera de ellas, habrá de ser necesaria una importante evaluación de lo hecho hasta ahora, así como de los perfiles de quienes participan para los diferentes escaños que se juegan en el ámbito local, estatal y nacional de nuestro país.

Es por ello que resulta fundamental que, sin importar el candidato o partido por el que uno comulgue, acudamos a la casilla que nos corresponde y podamos emitir votar a fin de que pueda ser una jornada histórica, no sólo por el número de votos, sino por la claridad de los resultados que nos permitan que, una vez transcurrido el cómputo, podamos iniciar un gobierno en donde todas las fuerzas políticas sumen a fin de contar con las mejores condiciones políticas posibles para los siguientes seis años.

Se hace necesaria una evaluación de los aspectos que tienen que ver con lo que hacemos, en donde nos desenvolvemos, para que se pueda emitir el voto en el marco de una opinión más informada.

En el ámbito educativo, tal y como lo he venido señalando a lo largo de más de dos años y medio, soy maestro, con más de 30 años de servicio y puedo dar cuenta de que, en el marco de la política educativa del actual gobierno federal existe un rumbo equivocado, en donde se están dejando morir a las Instituciones Normalistas, en donde se permite que ingrese, para el caso de la educación preescolar y primaria, a gente que carece de los más mínimos conocimientos pedagógicos, psicológicos, sociales y biológicos de la niñez y que, obtiene su plaza con solo un examen para el cuál pululan los cursos con fines de lucro.

Reflexionemos clara y serenamente nuestro voto para no caer en errores del pasado.

https://manuelnavarrow.com/2018/06/20/responsabilidad-historica/

Promesas vanas en educación

En tres semanas, de acuerdo con el calendario electoral, habrán de ser los cierres de campaña de los candidatos a la presidencia de la república y, con ello, esperar el primer domingo de julio que nos permita, bajo una esperada y copiosa votación, definir el derrotero que habrá de seguir nuestro país en los diferentes aspectos que nos dan sentido como sociedad.

El planteamiento que se hace de la elección tiene que ver sin duda con una evaluación social al trabajo que se ha hecho por parte del gobierno federal en diferentes ámbitos y en donde, a partir de la realidad que vive el ciudadano en su diario acontecer, habrá de dar continuidad o no, a aquellas políticas públicas que marcan la agenda del gobierno para el periodo 2018 – 2024.

En el ámbito de la educación, más allá de las buenas intenciones que se establecieron en la legislación desde el propio marco constitucional, refieren sin duda una ambición válida y muy seria de toda sociedad, de garantizar el derecho a la educación de millones de niñas, niños y adolescentes que hoy por hoy, en su gran mayoría, siguen sumidos en una pobreza que deja ver el lado no visible (al menos en los comerciales de la SEP) de la propia Reforma Educativa.

Aspectos que no se dejan ver en la -muy costosa y poco benéfica- publicidad oficial, tiene que ver con el daño colateral que se hará a las nuevas generaciones por la incorporación de personas que no cuentan con ninguna preparación pedagógica, psicológica, biológica y social para la atención de la niñez y la juventud; además, tiene que ver con los 4,443 millones de pesos en publicidad oficial en imagen, a pesar de que cientos de planteles dañados por el sismo no han sido siquiera tocados.

Poco se puede argumentar en favor de las promesas que se esgrimieron con la Reforma en un principio, cuando se dijo que las Escuelas Normales tendrían apoyos y nuevos planes que, a la fecha no hay un documento oficial que avale siquiera que ello se hará antes del cierre del actual gobierno federal.

Poco además que argumentar cuando en las convocatorias para nuevas plazas, se mantiene un control opaco y discrecional en su asignación lo cual, si le agregamos el grave problema de intentos de los gobiernos de las entidades federativas por eliminar las prestaciones del magisterio (contrario a lo que dice la propia Constitución), se forma un cuadro en el que no es casual ni extraño que los candidatos que se asumen en su defensa no tengan un mayor apoyo real de la sociedad mexicana.

https://manuelnavarrow.com/2018/06/06/promesas-vanas-en-educacion/

¿Defender la Reforma?

Se ha hecho un llamado desde diversas organizaciones gubernamentales, organizacionales, empresariales y civiles de cierta tendencia política a defender lo que ellos han llamado la Reforma Educativa. Lo siento, en lo personal no puedo defender algo que no me representa, fue expedida por una élite, es dañina, genera enfrentamientos estériles y está provocando en los gobiernos de las entidades, que sirva como pretexto para atacar al magisterio.

Nos encontramos prácticamente a mediados de la campaña electoral para elegir al próximo presidente de la República y es preciso generar un espacio de reflexión de lo que sucede en derredor de los puntos que nos son importantes para el futuro de nuestros hijos.

Existen varias contradicciones que se manejan en torno a la idea de lo que sucede en la educación y por ello, es preciso clarificar ante la sociedad lo que se observa desde el ámbito académico en una realidad en donde, desde diferentes intereses y trincheras, se ha intentado matizar con claros tintes electoreros que solamente son las formas.

No puede ser un problema de la manera en que se ha implementado la mal llamada reforma educativa -que dicho sea de paso ha sido desastrosa-, sino de entender que hay un problema de fondo, de cambio de gran calado en la legislación, por la manera en que se ha tratado al magisterio dejándole el peso de los resultados educativos.

Por una parte, existe lo que está en la legislación educativa que es solamente letra muerta, como es el caso de la capacitación al magisterio, las tutorías al docente de nuevo ingreso, así como ausencia de políticas de equidad, a la par de un grave despilfarro en imagen.

Por otra los pretextos en su nombre, en donde, por ejemplo, a pesar de que en el Estado de Chihuahua en el 2013 se firmó un convenio con el Gobierno del Estado para respetar las prestaciones, se ha alega que sería ilegal pues representaría una doble negociación, sin embargo, el pasado 11 de mayo, el gobernador del Estado de México aumentó sin mayor problema una prestación local como lo es el bono por el día del maestro, otorgando además un “puente” por el día del maestro, demostrando que si es posible lo que tanto dicen que no se puede.

https://manuelnavarrow.com/2018/05/23/defender-la-reforma/