De recursos a recursos…

A partir de la reforma constitucional en materia educativa del pasado 15 de mayo, se generaron en consecuencia, la emisión de las leyes secundarias que regulan la misma, como son la Ley General de Educación (LGE), la Ley Reglamentaria sobre Mejora Continua de la Educación (LRMCE) y la Ley General del Sistema de Carrera de las Maestras y Maestros (LGSCMM).

Hablando de la primera de ellas, entre otras cosas, ha causado una importante polémica, la eliminación que se hace, incluso dentro del mismo título del decreto que le da origen, a la eliminación de la ley de Infraestructura Física Educativa, que era el organismo responsable del Estado para construir o rehabilitar las escuelas a lo largo y ancho del territorio nacional.

El actuar del propio Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa dio igualmente mucho de que hablar por el claro incremento de sus precios, en donde algunos casos fueron documentados en este espacio, como fue el trístemente famoso caso del programa nacional de bebederos impulsado por la Secretaría de Educación Pública del gobierno federal pasado, en la cual, la propia Auditoría Superior de la Federación (ASF), señaló graves deficiencias y un costo indidividual de más de 100 mil pesos.

En el país el 11.5% de las escuelas de nivel básico no cuentan con baños, y de ese porcentaje 47.1% no tiene drenaje, el 25.7% están construidos con materiales precarios, en algunos lugares como Chiapas, Guerrero y Oaxaca la ausencia de sanitarios funcionales aumenta a casi 50%. A nivel nacional, 31% de las escuelas no tiene agua corriente y 46% no cuenta con los servicios de drenaje básicos; en Oaxaca, estas cifras ascienden a 60 y 82%, respectivamente, 10% no tiene electricidad, 36% no gozan de alguna área deportiva y 94% no puede acceder a un laboratorio de acuerdo con el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial 2013 (Cemabe) realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) que fue usado claramente con fines electorales y, además de que no se atendieron las escuelas prioritarias, se endeudó a las entidades dederativas por muchos años por el 25% de sus recursos del Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM).

En los primeros días de este mes se ha formalizado en el Diario Oficial de la federación (DOF), el Acuerdo por el que se emiten los Lineamientos de Operación del Programa “La Escuela es Nuestra”. Es momento de ver y comprobar si esta medida viene a generar no solo una optimización de los recursos que de por si es importante, sino la manera en que se ejecutan las obras, partiendo de las muy importantes medidas de seguridad que se requiere en aspectos de infraestructura, así como de la honradez en la ejecución de los recursos por parte de cada una y de cada uno de los integrantes de los Comités Escolares de Administración Participativa que se contemplan en la normatividad establecida.

https://manuelnavarrow.com/2019/10/10/de-recursos-a-recursos/

Respeto a la profesión…

Luego de que el pasado 12 de septiembre venciera el plazo para la promulgación de las leyes reglamentarias de la reforma constitucional en materia educativa, finalmente, la semana pasada, la Cámara de Diputados aprobó, en lo general y en lo particular la Ley General de Educación, la Ley Reglamentaria sobre Mejora Continua de la Educación y la Ley General del Sistema de Carrera de las Maestras y Maestros, las cuales, si bien es cierto pasan al Senado para su discusión, dadas las condiciones de distribución política, es muy probable que no sufran cambios que sean realmente significativos.

Más allá de los grandes aspectos que sin duda deben ser motivo de un análisis posterior, como lo es la desaparición del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED), las amenazas del control político, la desaparición de la evaluación punitiva del magisterio, entre otros importantes aspectos, hoy quiero resaltar un punto que me parece fundamental, la revalorización que se hace de la carrera profesional del magisterio.

Se ha desarrollado sobre el particular, un amplio debate que tiene que ver con la pretendida “igualdad de condiciones” que se debe de tener a la hora de asignar la plaza docente, sobre todo en educación básica, en donde hay quienes pretenden regresar a la muy deplorable manera en que se vinieron asignando las plazas durante el sexenio anterior, en donde se equiparaba una licenciatura en educación, con cualquier otra profesión.

Reitero lo que tanto he mencionado en este espacio editorial, que el magisterio es una profesión y que para que exista igualdad de circunstancias, un egresado de otra carrera diferente a la educación, debe de pasar por las aulas de una escuela formadora de profesionales de la educación que le enseñe que no solo es la asignatura o el conocimiento de ella, sino que se requiere, aparte de la vocación, el conocimiento del desarrollo social, psicológico y biológico de la materia de trabajo que son sus estudiantes.

Es largo el camino en el ámbito educativo y las leyes que se han expedido son por mucho perfectibles, pero si algo queda claro en la experiencia internacional, es la revalorización social de las maestras y de los maestros un aspecto central para poder generar no el monopolio de una profesión, sino el reconocimiento de que existe una profesión que merece el respeto social para el desarrollo de su labor a lo largo y ancho del país.

https://manuelnavarrow.com/2019/09/26/respeto-a-la-profesion/

Las aulas de nuestro México

La educación en México no es un asunto sencillo, representa, a decir lo menos, la esperanza y el sueño de millones de familias a lo largo y ancho del territorio nacional, sin embargo, la forma en que cada persona asume como el significado de lo que es la educación y las acciones que se deben de emprender para tratar de que se conduzca por un camino considerado adecuado.

De esta manera, de acuerdo al giro de la asociación o el grupo de personas que lo discuta. la educación debe de considerar algo como muy importante la cosmovisión que tenga en el centro de sus preocupaciones.

Para la asociación de banqueros de México y el mundo del dinero, la educación financiera ha de constituir un aspecto fundamental en la vida escolar, para quienes trabajan en pro de la nutrición, es el combate a la obesidad y a la comida chatarra uno de los aspectos prioritarios, mientras que, para las asociaciones de ayuda social, es la filantropía y la lucha social lo que debe prevalecer en el curriculum oficial de la educación.

Lo anterior no es nuevo, al contrario, representa una práctica común que se ha repetido infinidad de veces en una especie de asociación para con quienes han pasado por ser autoridades educativas en nuestro país.

En este sentido, no es menor el número de programas que rondan la escuela y que, de acuerdo con el criterio de las autoridades se asignan a instituciones educativas de los diferentes niveles, los cuales, sumados a los programas oficiales y a los exámenes que determinan el nivel al que debieron llegar los y las estudiantes, se convierte a su vez en una carrera contra el tiempo en el cual la maestra o el maestro correspondiente debe de atender, amén de los asuntos administrativos que hacen que se pierda de vista la posibilidad de generar acciones especificas con la realidad que se encuentra presente en derredor del salón de clase.

La generación de una mejora en la calidad de la educación tiene que ver con una mejora en la formación de maestros y maestras, en el apoyo directo a las Escuelas Normales y otras Instituciones oficiales de formación docente en México, pasa por generar un sistema de apoyo directo a los diferentes centros escolares, por el establecimiento de un sistema de carrera de vida profesional para el magisterio que brinde formación adecuada y sin cargo a la economía familiar de los y las docentes.

https://manuelnavarrow.com/2019/09/11/las-aulas-de-nuestro-mexico/

El camino que viene…

Recientemente, la Universidad Nacional Autónoma de México, con el fin de colaborar en la construcción del México, que deseamos, se dio a la tarea de recuperar en un documento, diferentes iniciativas a través de opiniones de personas expertas, denominado 100 propuestas para el desarrollo 2019 – 2024.

En el mismo, se tocan temas tan importantes y diversos como el Abatimiento de la pobreza y sociedad más igualitaria, Crecimiento más elevado, incluyente y sustentable, Desarrollo territorial y sustentabilidad, así como el de Reformas institucionales para el desarrollo inclusivo.

En él, se hace un importante espacio, entre las propuestas 19 a la 23, en donde da sugerencias específicas para abordar de una mejor manera, lo que ahí se denomina como una “Política hacia la educación obligatoria”, tocando específicamente, lo que se promueve a hacer en lo que respecta a la educación básica en nuestro país.

Esta semana, 25.4 millones de niñas, niños y adolescentes que conforman la educación básica se han integrado a un nuevo ciclo escolar, en casi un cuarto de millón de escuelas a lo largo y ancho del país, en donde casi un millón y medio de maestras y maestros habrán de iniciar una jornada de aprendizajes, a pesar de las circunstancias políticas, sociales y económicas que envuelven sus diferentes realidades.

En el documento se destaca, de manera muy específica, que, en un contexto de bajo crecimiento económico durante varias décadas, de pobreza extendida y aguda desigualdad social, la educación no tiene la capacidad suficiente para que las personas rompan el ciclo de reproducción de la pobreza, por ello, se hace necesario generar un esquema completamente diferente al que hemos tenido en los últimos 30 años.

Es por esto que establece que el reto es fortalecer a las escuelas de todos los niveles educativos para que garanticen “logros intelectuales y afectivos fundamentales, tales como el desarrollo de competencias como la comprensión de lectura y la expresión oral y escrita, la aplicación del razonamiento y los recursos matemáticos, la argumentación lógica y la resolución de problemas, la apropiación de conceptos y conocimientos básicos que le ayuden a entender progresivamente al mundo natural, a las personas que le rodean y a la vida en sociedad; la curiosidad y el gusto por aprender, la confianza en la capacidad propia y el reconocimiento del valor del esfuerzo, la disposición a relacionarse con otros solidariamente, de respetarlos y de exigir ser respetado, de disfrutar lo que es bello y de pensar sin temor”… Feliz inicio de clases…

https://manuelnavarrow.com/2019/08/29/el-camino-que-viene/

Pobreza y educación

Hace un par de semanas, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), presentó los resultados del estudio sobre la medición de la pobreza 2008 – 2018, el cual presenta una radiografía importante para ser tomada en consideración para el análisis desde muy diversos puntos de vista, en este caso, el educativo.

Con este informe, es la primera vez que el estado mexicano, puede monitorear sus acciones en materia de desarrollo social y con ello, tener la posibilidad de reorientar sus políticas públicas y ver si sus acciones en la materia han tenido resultados positivos o negativos concretos.

A grandes rasgos, el informe destaca que el número de personas en situación de pobreza pasó de 49.5 a 52.4 millones de personas y, en el caso de personas en situación de pobreza extrema, el número pasó de 12.3 a 9.3 millones de personas entre 2008 y 2018, sin embargo, si bien en estos 10 años se ha reducido la brecha de pobreza entre las zonas rurales y urbanas, la pobreza en 2018 en zonas rurales aún sigue siendo mayor: 55.3% comparado con 37.6% en las zonas urbanas.

Más allá de los números anteriores, un aspecto fundamental para el futuro de nuestro país como son las niñas y los niños, los resultados no son más alentadores, pues en 2008 el porcentaje en situación de pobreza era del 53.3%, para pasar, 10 años después a un 49.6%, con el logro de apenas 3.7% en una década, lo que nos muestra que, de seguir el mismo camino, nos llevaría más o menos 10 décadas (100 años) reducir de manera importante la brecha de la pobreza infantil.

Las casi un cuarto de millón de escuelas que se encuentran a lo largo y ancho del territorio nacional, son una muestra fiel de las carencias de los hogares que las alimentan, por lo que el trabajo de los maestros y de las maestras mexicanas resulta por demás importante para tratar de sacar adelante una labor tan importante como la educativa, aun y con dichas condiciones.

Los números no mienten y el camino que se tiene desde hace diez años, que a su vez es el mismo que se ha llevado a cabo en nuestro país los últimos 30 años, no es el adecuado para continuar para la tarea de mejorar nuestro país y se requiere de una política económica radicalmente distinta que permita, asumiendo igualmente a la educación desde un enfoque completamente diferente, para ver si se tiene, en el mediano y largo plazo una situación al menos mejor que el lamentable y poco productivo último tercio de siglo que le antecede.

https://manuelnavarrow.com/2019/08/16/pobreza-y-educacion/

De aplicación de recursos…

El Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED) se creó a partir de la publicación, el 1 de febrero de 2008, del decreto por el que se expide la Ley General de la INFE en el Diario Oficial de la Federación, sin embargo, su antecedente más remoto, se remonta años atrás, al 10 de febrero de 1944 cuando por acuerdo presidencial, se le encomendó a la Secretaría de Educación Pública, un programa de construcciones escolares en todo el país, siendo el 10 de abril del mismo año, en que se crea el Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas (CAPFCE).

El Instituto tuvo grandes aportaciones y fue responsable de la construcción de una buena parte de las casi un cuarto de millón de escuelas de educación básica que conforman en la actualidad el Sistema Educativo Nacional. Con todo y las críticas relativas a la uniformidad en la construcción sin ver o tomar en consideración las regiones del país, se puede afirmar que ha sido un actor muy importante en la vida de la educación en nuestro país.

Un grave problema, como en otras áreas de la vida política de la educación en México, tiene que ver con quienes dirigen a las instituciones y, en todo caso, con la prioridad que se asigna en la toma de decisiones que involucran el uso de los recursos. Como lo fue cuando, en el sexenio pasado, a pesar de que se llevó a cabo el Censo de Maestros y Escuelas, y se implementó el programa de Escuelas al CIEN, los recursos no fueron aplicados de manera adecuada.

Como lo indica la investigación sobre el “Rezago en infraestructura educativa de nivel básico en México. Indicadores y gasto público de 2013 a 2018” del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, los recursos asignados (…) canalizados a través del Programa Escuelas al CIEN beneficiaron en mayor medida a estados y municipios con bajo rezago social contrario a lo planeado, por lo que el rezago de infraestructura de las escuelas prevalece y es un reflejo de las condiciones de pobreza en el que viven (pag. 36).

Lo anterior, además del incremento alarmante de los recursos utilizados para las obras entre tres y cuatro veces el costo real, terminaron por ser la base para que el presidente tomara la decisión de desaparecer el INIFED. La decisión, sin duda polémica, lleva en su origen la idea de que es en la propia escuela, en donde se tiene la información de lo que se requiere para tomar las mejores decisiones, a la espera de que, en la propia Secretaría de Educación Federal y de las Entidades, se tenga el personal y estructura necesarias para validar, autorizar y dar seguimiento a las decisiones que se tomen en los centros escolares en este sentido, por supuesto, sin inflar los presupuestos.

https://manuelnavarrow.com/2019/08/01/de-aplicacion-de-recursos/

Nuevas formas de abordar la educación

Tanto fue el gasto y dispendio en medios de comunicación por parte del gobierno federal anterior respecto a la necesidad de construir todo el escenario educativo en torno a la evaluación que hoy en día, para algunas personas resulta por demás imposible el pensar que se pueda centrar la actividad educativa sin depender completamente de la evaluación.

Si algo nos debe de quedar por demás en claro, es que la generación de toda una tecnoevaluocracia, como lo fue aquella burocracia que se creó en torno a la figura de la evaluación por la evaluación misma, no es el camino, ya que llevó a muchas problemáticas en nuestro país, con un gasto excesivo y sin aplicación alguna.

Por ello, cuando tenemos frente a nuestro camino la creación de las leyes secundarias que habrán de regir el cambio que tanto anhela el magisterio, necesitamos pensar que las nuevas formas que se implementen como lo es el camino que habrá de seguir la profesionalización y capacitación del magisterio.

En este sentido, mucho se ha hablado, de cuáles habrán de ser las nuevas formas que se habrán de generar por parte del poder legislativo, así como de la propia Secretaría de Educación Pública, tomando en consideración las opciones que existen, tanto en el aspecto horizontal, para quienes deseen crecer económicamente, sin tener que cambiar de puesto o, de forma vertical, para quienes si aspiren a crecer en el aspecto económico, pero avanzando en puestos como es el caso de la subdirección, Dirección, Supervisión, etc.

Hablando específicamente del crecimiento profesional en el aspecto vertical, considero pertinente que no sea bajo aspectos que tengan que ver estrictamente con aspectos como la antigüedad o estudios generales, sino que, tomando en consideración que los puestos que tienen a su cargo personal, recursos humanos y financieros, como son los puestos que tienen que ver con el crecimiento vertical, necesitan de igual manera, conocimientos específicos que aplican en dichos puestos.

Por ello, quienes pretendan acceder a un puesto de dirección, necesitarían, desde el momento de iniciar en el ejercicio de su puesto, que cuenten al menos, con competencias personales, profesionales e instrumentales como liderazgo, análisis crítico y sistematización de problemas, tolerancia, lectura y análisis político, comunicación, negociación, planeación y análisis organizacional para potenciar adecuadamente el trabajo del resto de la comunidad institucional.

Otros países como España, Alemania, China, etc., han implementado Instituciones especializadas en la formación en Dirección Escolar, por lo que bien vale la pena que nuestro país no deje de lado opciones que permitan mejorar la educación fortaleciendo adecuadamente los puestos de dirección en la administración escolar del Sistema Educativo Nacional.

https://manuelnavarrow.com/2019/07/18/nuevas-formas-de-abordar-la-educacion/