Pobreza y educación

Hace un par de semanas, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), presentó los resultados del estudio sobre la medición de la pobreza 2008 – 2018, el cual presenta una radiografía importante para ser tomada en consideración para el análisis desde muy diversos puntos de vista, en este caso, el educativo.

Con este informe, es la primera vez que el estado mexicano, puede monitorear sus acciones en materia de desarrollo social y con ello, tener la posibilidad de reorientar sus políticas públicas y ver si sus acciones en la materia han tenido resultados positivos o negativos concretos.

A grandes rasgos, el informe destaca que el número de personas en situación de pobreza pasó de 49.5 a 52.4 millones de personas y, en el caso de personas en situación de pobreza extrema, el número pasó de 12.3 a 9.3 millones de personas entre 2008 y 2018, sin embargo, si bien en estos 10 años se ha reducido la brecha de pobreza entre las zonas rurales y urbanas, la pobreza en 2018 en zonas rurales aún sigue siendo mayor: 55.3% comparado con 37.6% en las zonas urbanas.

Más allá de los números anteriores, un aspecto fundamental para el futuro de nuestro país como son las niñas y los niños, los resultados no son más alentadores, pues en 2008 el porcentaje en situación de pobreza era del 53.3%, para pasar, 10 años después a un 49.6%, con el logro de apenas 3.7% en una década, lo que nos muestra que, de seguir el mismo camino, nos llevaría más o menos 10 décadas (100 años) reducir de manera importante la brecha de la pobreza infantil.

Las casi un cuarto de millón de escuelas que se encuentran a lo largo y ancho del territorio nacional, son una muestra fiel de las carencias de los hogares que las alimentan, por lo que el trabajo de los maestros y de las maestras mexicanas resulta por demás importante para tratar de sacar adelante una labor tan importante como la educativa, aun y con dichas condiciones.

Los números no mienten y el camino que se tiene desde hace diez años, que a su vez es el mismo que se ha llevado a cabo en nuestro país los últimos 30 años, no es el adecuado para continuar para la tarea de mejorar nuestro país y se requiere de una política económica radicalmente distinta que permita, asumiendo igualmente a la educación desde un enfoque completamente diferente, para ver si se tiene, en el mediano y largo plazo una situación al menos mejor que el lamentable y poco productivo último tercio de siglo que le antecede.

https://manuelnavarrow.com/2019/08/16/pobreza-y-educacion/

De aplicación de recursos…

El Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED) se creó a partir de la publicación, el 1 de febrero de 2008, del decreto por el que se expide la Ley General de la INFE en el Diario Oficial de la Federación, sin embargo, su antecedente más remoto, se remonta años atrás, al 10 de febrero de 1944 cuando por acuerdo presidencial, se le encomendó a la Secretaría de Educación Pública, un programa de construcciones escolares en todo el país, siendo el 10 de abril del mismo año, en que se crea el Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas (CAPFCE).

El Instituto tuvo grandes aportaciones y fue responsable de la construcción de una buena parte de las casi un cuarto de millón de escuelas de educación básica que conforman en la actualidad el Sistema Educativo Nacional. Con todo y las críticas relativas a la uniformidad en la construcción sin ver o tomar en consideración las regiones del país, se puede afirmar que ha sido un actor muy importante en la vida de la educación en nuestro país.

Un grave problema, como en otras áreas de la vida política de la educación en México, tiene que ver con quienes dirigen a las instituciones y, en todo caso, con la prioridad que se asigna en la toma de decisiones que involucran el uso de los recursos. Como lo fue cuando, en el sexenio pasado, a pesar de que se llevó a cabo el Censo de Maestros y Escuelas, y se implementó el programa de Escuelas al CIEN, los recursos no fueron aplicados de manera adecuada.

Como lo indica la investigación sobre el “Rezago en infraestructura educativa de nivel básico en México. Indicadores y gasto público de 2013 a 2018” del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, los recursos asignados (…) canalizados a través del Programa Escuelas al CIEN beneficiaron en mayor medida a estados y municipios con bajo rezago social contrario a lo planeado, por lo que el rezago de infraestructura de las escuelas prevalece y es un reflejo de las condiciones de pobreza en el que viven (pag. 36).

Lo anterior, además del incremento alarmante de los recursos utilizados para las obras entre tres y cuatro veces el costo real, terminaron por ser la base para que el presidente tomara la decisión de desaparecer el INIFED. La decisión, sin duda polémica, lleva en su origen la idea de que es en la propia escuela, en donde se tiene la información de lo que se requiere para tomar las mejores decisiones, a la espera de que, en la propia Secretaría de Educación Federal y de las Entidades, se tenga el personal y estructura necesarias para validar, autorizar y dar seguimiento a las decisiones que se tomen en los centros escolares en este sentido, por supuesto, sin inflar los presupuestos.

https://manuelnavarrow.com/2019/08/01/de-aplicacion-de-recursos/

Nuevas formas de abordar la educación

Tanto fue el gasto y dispendio en medios de comunicación por parte del gobierno federal anterior respecto a la necesidad de construir todo el escenario educativo en torno a la evaluación que hoy en día, para algunas personas resulta por demás imposible el pensar que se pueda centrar la actividad educativa sin depender completamente de la evaluación.

Si algo nos debe de quedar por demás en claro, es que la generación de toda una tecnoevaluocracia, como lo fue aquella burocracia que se creó en torno a la figura de la evaluación por la evaluación misma, no es el camino, ya que llevó a muchas problemáticas en nuestro país, con un gasto excesivo y sin aplicación alguna.

Por ello, cuando tenemos frente a nuestro camino la creación de las leyes secundarias que habrán de regir el cambio que tanto anhela el magisterio, necesitamos pensar que las nuevas formas que se implementen como lo es el camino que habrá de seguir la profesionalización y capacitación del magisterio.

En este sentido, mucho se ha hablado, de cuáles habrán de ser las nuevas formas que se habrán de generar por parte del poder legislativo, así como de la propia Secretaría de Educación Pública, tomando en consideración las opciones que existen, tanto en el aspecto horizontal, para quienes deseen crecer económicamente, sin tener que cambiar de puesto o, de forma vertical, para quienes si aspiren a crecer en el aspecto económico, pero avanzando en puestos como es el caso de la subdirección, Dirección, Supervisión, etc.

Hablando específicamente del crecimiento profesional en el aspecto vertical, considero pertinente que no sea bajo aspectos que tengan que ver estrictamente con aspectos como la antigüedad o estudios generales, sino que, tomando en consideración que los puestos que tienen a su cargo personal, recursos humanos y financieros, como son los puestos que tienen que ver con el crecimiento vertical, necesitan de igual manera, conocimientos específicos que aplican en dichos puestos.

Por ello, quienes pretendan acceder a un puesto de dirección, necesitarían, desde el momento de iniciar en el ejercicio de su puesto, que cuenten al menos, con competencias personales, profesionales e instrumentales como liderazgo, análisis crítico y sistematización de problemas, tolerancia, lectura y análisis político, comunicación, negociación, planeación y análisis organizacional para potenciar adecuadamente el trabajo del resto de la comunidad institucional.

Otros países como España, Alemania, China, etc., han implementado Instituciones especializadas en la formación en Dirección Escolar, por lo que bien vale la pena que nuestro país no deje de lado opciones que permitan mejorar la educación fortaleciendo adecuadamente los puestos de dirección en la administración escolar del Sistema Educativo Nacional.

https://manuelnavarrow.com/2019/07/18/nuevas-formas-de-abordar-la-educacion/

La falta de seguimiento de políticas públicas

La Auditoría Superior de la Federación (ASF), es la encargada de hacer las revisiones pertinentes de las diferentes políticas públicas que lleva a cabo el Gobierno Federal o de las Entidades Federativas con recursos federales, con la finalidad de que, una vez que se emiten las recomendaciones, permitan una adecuación de dichas acciones, con miras a que dicha política, se reoriente hacia el objetivo que se tuvo en cuenta para ser emitido; el gran problema en el caso de la historia reciente de nuestro país es que las recomendaciones se emiten y se emiten año con año, sin que se le brinde de herramientas de seguimiento, persuasión o castigo, lo que da como consecuencia que no se corrijan, lo cual hace evidente el uso político de dichas políticas.

En el caso de la educación, que es la temática regular de esta columna editorial, en días anteriores, se acaba de dar a conocer por parte de la ASF el Informe del resultado de la fiscalización superior de la cuenta pública 2018, el cual contiene diferentes documentos que dan cuenta de los hallazgos encontrados en materia de la aplicación de recursos.

Como un ejemplo de lo anterior, la Auditoría con número de registro 96-GB, que hace referencia a las evaluaciones de la calidad de la educación básica, establece que, desde 2013, cuando se emitieron las modificaciones legales en materia educativa del pasado gobierno federal se destacaba la carencia de información consistente de los resultados de las evaluaciones de la calidad de la educación, y la falta de vinculación entre éstos y la toma de decisiones de las autoridades educativas, sin embargo, desde entonces, y hasta este año pasado, persistió la falta de un modelo de evaluación integral que articulara los resultados de las evaluaciones de los componentes del SEN, y la carencia de un modelo de uso de los resultados para la toma de decisiones de las autoridades educativas, debido a la débil coordinación que conllevó a: la desarticulación y la falta de sinergia en la instrumentación del Sistema Nacional de Evaluación Educativa; la implementación de la Política Nacional de Evaluación Educativa sin un enfoque sistémico, carente de una planeación estratégica e integral; la ausencia de lineamientos para regular las evaluaciones de cuatro de los cinco componentes del SEN, y la falta de instrumentación de una estrategia conjunta entre el INEE y la SEP para difundir los resultados de las mediciones y considerar las directrices emitidas por el instituto para la mejora de la calidad educativa.

Mucho nos falta de recorrer en nuestro país para que podamos contar con evidencia de que se quiere avanzar por el camino de la rendición de cuentas, esperemos que las nuevas autoridades generen información y acciones que permitan fortalecer el ataque a los grandes problemas sociales.

https://manuelnavarrow.com/2019/07/05/la-falta-de-seguimiento-de-politicas-publicas/

Certeza para el futuro

Al hablar del futuro que deseamos para la educación en nuestro país, nos encontramos en un tiempo por demás delicado en el que se debe de cuidar cada uno de los pasos que los partidos que integran el H. Congreso de la Unión den para poner cada una de las piezas que habrán de ser piso para la aplicación de las políticas públicas que se desprenden de las recientes modificaciones legales en materia educativa.

En este sentido, los siguientes meses serán críticos para que dichos pasos puedan sentar las bases del futuro que se desea construir para las siguientes generaciones y, con ello, se pueda acompañar el espíritu de la norma constitucional con acciones claras y precisas que le den sentido y confianza a la comunidad académica y a la sociedad en pleno.

En este sentido, las y los integrantes que se aprueben para ser parte del Organismo para la Mejora Continua de la Educación, ya sea en la conformación de la Junta Directiva, como quienes lo sean para el Consejo Técnico y el Ciudadano, deben de formar parte de un equipo que encabece el esfuerzo por la transformación de la educación en el respeto absoluto de los derechos del magisterio y poner siempre por delante el derecho a la educación de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes de nuestro país.

La semana que viene será central en este sentido, puesto que el 24 de junio iniciarán las audiencias públicas, con el tema de la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestros y los Maestros, al día siguiente, el 25 de junio, se tratará la Ley del Organismo para la Mejora Continua de la Educación; y el miércoles 26 de junio se discutirá la Ley General de Educación y otros ordenamientos secundarios.

Ya en el mes de julio, del día 1 al 19, se realizarán mesas de trabajo y análisis con legisladores federales, locales, autoridades federales, representantes del magisterio, organizaciones de la sociedad civil a fin de obtener las muy diversas perspectivas que contribuyan a tomar las mejores decisiones en la legislación educativa que habrá de dar sentido a las acciones en materia de política en la materia.

Hoy más que nunca se necesita el tener mucho cuidado en estas definiciones, porque de ellas dependerá en mucho, la certeza que se tenga en el futuro de la educación en nuestro país.

https://manuelnavarrow.com/2019/06/19/certeza-para-el-futuro/

Cambios necesarios

Estamos apenas a unos pocos meses de iniciar con la segunda década del siglo XXI y con ello, se hace necesario reflexionar sobre lo que hemos hecho, estamos haciendo y, sobre todo lo que habremos de hacer en consecuencia para lograr la cimentación de la sociedad que deseamos.

Para lograrlo, se necesita de una educación en donde en verdad se tomen en consideración factores académicos y no políticos que secuestren la educación para su beneficio personal. Y, tomando en consideración las palabras del Dr. Enrique Dussel, quien dice que hace buen tiempo que las políticas públicas han adolecido de proyectos pedagógicos, es necesario pensar de forma pedagógica que política.

Las maestras y los maestros son una parte fundamental del sistema educativo, existe mucha literatura que da cuenta de los benéficos cambios que se dan cuando existen buenos mecanismos de acceso a las instituciones que les forman, son, además, instituciones de prestigio y con un sólido respaldo social y gubernamental, contando además que las y los docentes son elegidos por métodos claros, transparentes y tienen, por supuesto, un salario suficiente que les reconoce la seriedad de la que son exigidos.

Por ello celebro que el magisterio, ayer perseguido y humillado, en donde, en palabras del Dr. Ángel Díaz Barriga se militarizó la evaluación, hoy se les reconoce que son agentes fundamentales del proceso educativo y, por tanto, se reconoce su contribución a la transformación social.

Como una aspiración legítima de quienes siempre han pagado por la capacitación y superación profesional, la norma establece que tendrán además derecho de acceder a un sistema integral de formación, de capacitación y de actualización retroalimentado por evaluaciones diagnósticos, para cumplir los objetivos y propósitos del Sistema Educativo Nacional.

Es este tiempo en el que se necesita dar paso firme en materia educativa, de generar los espacios y las condiciones que piensen no solamente en una calificación o en un examen internacional, sino que tiene que pensarse de manera integral, en el bienestar social y protección de la niñez en su hogar, en la infraestructura educativa y, sobre todo, en los que menos tienen.

https://manuelnavarrow.com/2019/06/05/cambios-necesarios/

Tres botones…

Mucho se ha especulado sobre la Nueva Reforma Educativa (NRE) recién aprobada, en el sentido de que, si representa un cambio sustancial de la anterior, y si esta es benéfica. Estoy absolutamente convencido que sí lo es, para muestra, tres botones.

El primero tiene que ver con los actores, las formas y el alcance de la consulta, pues mientras la de 2013 se consultó en foros virtuales, organizaciones exclusivas, a gobernadores, y a quienes participamos como especialistas en los 5 foros regionales, entre quienes laspropuestas jamás fueron tomado en consideración, en la NRE aparte de las decenas de miles de propuestas virtuales, se hicieron foros de consulta en prácticamente todas las entidades.

Por otra parte, el papel que se le otorga al docente a lo largo de toda su carrera, pues mientras que en aquella se responsabiliza a éste de las grandes problemáticas provocadas en su mayoría por las malas decisiones de las autoridades educativas, en la NRE se le describe como lo es en la realidad, pues establece que las maestras y los maestros son agentes fundamentales del proceso educativo y, por tanto, se reconoce su contribución a la trasformación social, pero no queda ahí, puesto que en la formación inicial de éstos, mientras en aquella la afirmación que detonó el desmantelamiento y obsolescencia del sistema de normales en el país bajo el lema de “cualquiera puede ser maestro”, en la NREestablece, de manera puntual que el Estado fortalecerá a las instituciones publicas de formación docente, de manera especial a las escuelas normales.

Finalmente, en tercer lugar, el fin de lo que ya antes había definido como la tecnoevaluocracia y que centraba todos los aspectos reduciéndolas a la evaluación, sin seguimiento, sin modificación e impacto en las políticas públicas, sin evaluar a las autoridades, evaluar por evaluar, con lo cual se elimina de tajo el INEE, dejando en el Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, entre otras cosas, las evaluaciones diagnósticas, formativas e integrales, pero centrando su actuar en la capacitación y la mejora magisterial.

Son tiempos diferentes en los que sin duda habrá de verse en el mediano y largo plazo el beneficio para la educación en México.

https://manuelnavarrow.com/2019/05/22/tres-botones/