Cambios necesarios

Estamos apenas a unos pocos meses de iniciar con la segunda década del siglo XXI y con ello, se hace necesario reflexionar sobre lo que hemos hecho, estamos haciendo y, sobre todo lo que habremos de hacer en consecuencia para lograr la cimentación de la sociedad que deseamos.

Para lograrlo, se necesita de una educación en donde en verdad se tomen en consideración factores académicos y no políticos que secuestren la educación para su beneficio personal. Y, tomando en consideración las palabras del Dr. Enrique Dussel, quien dice que hace buen tiempo que las políticas públicas han adolecido de proyectos pedagógicos, es necesario pensar de forma pedagógica que política.

Las maestras y los maestros son una parte fundamental del sistema educativo, existe mucha literatura que da cuenta de los benéficos cambios que se dan cuando existen buenos mecanismos de acceso a las instituciones que les forman, son, además, instituciones de prestigio y con un sólido respaldo social y gubernamental, contando además que las y los docentes son elegidos por métodos claros, transparentes y tienen, por supuesto, un salario suficiente que les reconoce la seriedad de la que son exigidos.

Por ello celebro que el magisterio, ayer perseguido y humillado, en donde, en palabras del Dr. Ángel Díaz Barriga se militarizó la evaluación, hoy se les reconoce que son agentes fundamentales del proceso educativo y, por tanto, se reconoce su contribución a la transformación social.

Como una aspiración legítima de quienes siempre han pagado por la capacitación y superación profesional, la norma establece que tendrán además derecho de acceder a un sistema integral de formación, de capacitación y de actualización retroalimentado por evaluaciones diagnósticos, para cumplir los objetivos y propósitos del Sistema Educativo Nacional.

Es este tiempo en el que se necesita dar paso firme en materia educativa, de generar los espacios y las condiciones que piensen no solamente en una calificación o en un examen internacional, sino que tiene que pensarse de manera integral, en el bienestar social y protección de la niñez en su hogar, en la infraestructura educativa y, sobre todo, en los que menos tienen.

https://manuelnavarrow.com/2019/06/05/cambios-necesarios/

Tres botones…

Mucho se ha especulado sobre la Nueva Reforma Educativa (NRE) recién aprobada, en el sentido de que, si representa un cambio sustancial de la anterior, y si esta es benéfica. Estoy absolutamente convencido que sí lo es, para muestra, tres botones.

El primero tiene que ver con los actores, las formas y el alcance de la consulta, pues mientras la de 2013 se consultó en foros virtuales, organizaciones exclusivas, a gobernadores, y a quienes participamos como especialistas en los 5 foros regionales, entre quienes laspropuestas jamás fueron tomado en consideración, en la NRE aparte de las decenas de miles de propuestas virtuales, se hicieron foros de consulta en prácticamente todas las entidades.

Por otra parte, el papel que se le otorga al docente a lo largo de toda su carrera, pues mientras que en aquella se responsabiliza a éste de las grandes problemáticas provocadas en su mayoría por las malas decisiones de las autoridades educativas, en la NRE se le describe como lo es en la realidad, pues establece que las maestras y los maestros son agentes fundamentales del proceso educativo y, por tanto, se reconoce su contribución a la trasformación social, pero no queda ahí, puesto que en la formación inicial de éstos, mientras en aquella la afirmación que detonó el desmantelamiento y obsolescencia del sistema de normales en el país bajo el lema de “cualquiera puede ser maestro”, en la NREestablece, de manera puntual que el Estado fortalecerá a las instituciones publicas de formación docente, de manera especial a las escuelas normales.

Finalmente, en tercer lugar, el fin de lo que ya antes había definido como la tecnoevaluocracia y que centraba todos los aspectos reduciéndolas a la evaluación, sin seguimiento, sin modificación e impacto en las políticas públicas, sin evaluar a las autoridades, evaluar por evaluar, con lo cual se elimina de tajo el INEE, dejando en el Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, entre otras cosas, las evaluaciones diagnósticas, formativas e integrales, pero centrando su actuar en la capacitación y la mejora magisterial.

Son tiempos diferentes en los que sin duda habrá de verse en el mediano y largo plazo el beneficio para la educación en México.

https://manuelnavarrow.com/2019/05/22/tres-botones/

Educación para quienes vienen…

Mucho se ha hablado sobre las diferentes problemáticas que se han desatendido, en el caso de la educación a lo largo de los últimos 30 años, sin embargo, han sido evidentes, luego de terminarse el anterior sexenio federal, los brotes de lo que se abandonó en este ramo en los últimos 6 años.

Una defensa que se ha hecho de la anterior reforma educativa tiene que ver con la transparencia con la que -al menos en el papel- se realizaba para la asignación de plazas, lo cual representaba un fuerte avance en el aspecto del conocimiento que se debe de tener por parte de la sociedad, promoviendo los mejores perfiles para las plazas frente a grupo en las diferentes regiones del país.

A pesar de lo que se señalaba en los diferentes textos de la legislación educativa que sufrió reformas a partir de los acuerdos del “Pacto por México” (compromiso 12), lo cual, a la par del abandono que sufrieron las Escuelas Normales (A pesar de decir lo contrario en el compromiso 13) y abrir los concursos de oposición porque se sostenía la pésima tesis de que “cualquiera puede ser maestro”, tanto el gobierno federal, como los diferentes gobiernos de las entidades federativas, utilizaron las lagunas legales para evadir la responsabilidad ante la sociedad, aunque la publicidad decía otra cosa, gastando cantidades exorbitantes de recursos económicos.

Lo anterior queda de manifiesto en la reciente investigación que publicó en días pasados el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) en voz del investigador Pablo Clark García-Dobarganes, quien afirmó categórico que, de acuerdo con dicha investigación, únicamente entre 25 y 30 por ciento del total de las vacantes para docentes durante los últimos dos años de la administración pasada se asignaron respetando la Ley del Servicio Profesional Docente, de acuerdo con datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Menciona que hubo muchos gobiernos de los estados que, en el momento en que se liberaban plazas en las escuelas, esas plazas las escondían y no se las reportaban al gobierno federal, haciendo otro tipo de negociaciones, lo cual deja, en los hechos un problema que sufrirán millones de niñas, niños y jóvenes y que debe de prevenirse en los tiempos que vienen en materia educativa.

https://manuelnavarrow.com/2019/05/08/educacion-para-quienes-vienen/

Como lo dice la UNAM…

Poco se puede discutir en que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es la mejor universidad de nuestro país. De acuerdo con la edición 2019 del QS World University Rankingsla UNAM avanzó nueve lugares para posicionarse como una de las dos mejores de América Latina y por supuesto indiscutible número uno en nuestro país.

Con ese antecedente y en el ambiente de la gran discusión sobre el tema del país que deseamos, la UNAM publicó, hace unos días el documento titulado “100 propuestas para el desarrollo 2019 – 2024”, mismo que se plantea en el marco de la formulación del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, y de sus programas, principalmente los sectoriales por parte del gobierno federal.

En este documento se expresan las propuestas, sugerencias y contenidos más importantes que nuestro país debe de seguir a fin de que pueda tener una mayor oportunidad de éxito en el diseño de las diferentes políticas públicas en los próximos años.

Específicamente, en el primer capítulo, “Abatimiento de la pobreza y sociedad más igualitaria”, se encuentra el apartado “Política hacia la educación obligatoria”, el cual establece (Pág. 27), la propuesta 19 del documento, que a la letra dice: “Promover un acuerdo básico –asumido por la sociedad, pero especialmente por el magisterio– acerca del significado concreto de calidad formativa en la educación básica y en la educación media, donde la prioridad debería ser precisamente la formación de competencias intelectuales y la comprensión de conceptos y procesos fundamentales del mundo natural y social”.

Lo anterior viene a cuenta, de reconocer el acierto que se ha tenido, en el marco de la propuesta del titular del Poder Ejecutivo Federal y del Congreso de la Unión, de esperar a emitir los cambios constitucionales en materia educativa hasta contar con un acuerdo específico con el magisterio en todas sus expresiones, que redefina el significado de lo que deseamos y merecemos para la educación de nuestro país, situación en extremo diferente con lo sucedido el sexenio pasado que ignoró por completo las sugerencias, quejas y recomendaciones hechas desde este importante sector de nuestro país en la materia.

https://manuelnavarrow.com/2019/04/24/como-lo-dice-la-unam/

Una mentira repetida mil veces…

La educación es una preocupación muy sentida en la sociedad mexicana, representa los sueños y anhelos tan personales como las generaciones que representan el futuro del hogar, la ciudad, el estado o nuestro país, por tanto, es una fuerte tentación de los políticos, presentarla a la comunidad como una valiosa moneda de cambio para obtener votos en el corto plazo.

Como tal, quienes tenemos toda una vida de servicio a la educación, hemos visto como cada vez en mayor cantidad, se puede observar como ha ido evolucionando la presencia de personajes de clara identidad política en la toma de decisiones educativas en las entidades federativas y en el país.

En otro orden de ideas, los recursos que se invierten en educación representan un valioso elemento en cualquier sociedad, ya que, si son invertidos en políticas públicas adecuadas, significan alimento, edificios, capacitación, mejor formación docente, entre otras muchas variables en las que nuestro país se encuentra ávido de inversiones.

Hablando de recursos en la educación, nuestro país presenta dos características importantes en la materia, tomando en consideración lo que dice la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), organismo que agrupa a las economías más importantes del mundo y al cual nuestro país pertenece desde principios de la década de los noventas del siglo pasado. Somos el país que menos invierte hablando de monto de recursos, pero curiosamente, de los que más invierte porcentualmente hablando, por lo que la forma en que se invierten los escasos recursos se convierte en un tema por demás importante.

En este sentido, la noticia que fluyó la semana pasada por parte de la Secretaría de la Función Pública (SFP) en los medios en el sentido de que entre 2013 y 2018 la Secretaría de Educación Pública (SEP) gastó 4 mil 97 millones de pesos en publicidad, a través de la partida 36101, “Difusión de Mensajes sobre Programas y Actividades Gubernamentales”, de los cuales, el gobierno del presidente Peña Nieto gastó 3 mil 7 millones de pesos en aspectos destinados a la contratación de publicidad en medios de comunicación para promover la reforma educativa. Recurso con lo cual prácticamente se pudieron mejorar todas las escuelas señaladas en el censo que se hizo para tal efecto y que no se llegó ni al 10% de ellas.

Dice un dicho popular que una mentira repetida mil veces puede convertirse en verdad y eso fue precisamente lo que se intentó hacer con una reforma laboral vestida de educativa y en donde hoy se tiene la gran oportunidad de dejar atrás, si realmente existe la voluntad de cambio y se deja el intento en una reforma cosmética que aparente una unidad legislativa solamente.

https://manuelnavarrow.com/2019/04/10/una-mentira-repetida-mil-veces/

Las decisiones en la educación.

En el ámbito de las políticas públicas, existen tantas definiciones de como actuar, como ejemplos de decisiones adoptadas por los diferentes niveles de gobierno, sin embargo, lo más importante, a fin de poder establecer si una acción fue adecuada o no, es desarrollar el análisis y la evaluación correspondiente.

Hoy nos encontramos en uno de los aspectos medulares de lo que serán las decisiones en el ámbito educativo que habrán de desarrollarse en los próximos años en nuestro país, por lo que bien vale la pena hacer un ejercicio de lo desarrollado anteriormente y con ello, buscar generar las mejores decisiones.

De acuerdo con Salazar (1999, pág. 43), toda política pública involucra tres sistemas: el político, el administrativo y el social. El político porque es donde se toman las decisiones, el social, porque de alguna manera se busca resolver una problemática específica y el administrativo, porque siendo el que va a ejecutarla, resulta en lo que finalmente se hace o no para resolverlo.

En el caso de la educación, muchos son los factores que inciden para que se pueda brindar un servicio de calidad y la infraestructura es uno de los que políticamente se ha lucrado de mayor manera a lo largo del tiempo. Para determinar la gravedad de los problemas, el gobierno federal anterior, en teoría aplicó 29.3 millones de cuestionarios en 273,317 centros de trabajo, censando a casi dos millones de personal al servicio de la educación y más de 23 millones de estudiantes, encontrando, a decir de las autoridades anteriores, las grandes carencias en este aspecto y poder enfocar los recursos de mejor manera. Pocos fueron los usos de dicha información.

De acuerdo con el análisis desarrollado por las Comisiones Unidas de Educación y de Puntos Constitucionales con motivo de la Reforma Educativa del presente gobierno (pág. 203), establece que, en lo referente a la mejora de la infraestructura física de las escuelas, a través de Programas como “Escuelas Dignas”, “Reforma Educativa” y “Escuelas al CIEN”, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señala que […] la falta de un diagnóstico integral y actualizado sobre el estado físico de los planteles, aunado a la ausencia de tramos de control bien definidos y la falta de coordinación entre las instancias federales y estatales, implicó que se careciera de un plan estratégico, que permitiera programar y asignar recursos con una visión sistémica.

Es por ello por lo que, poniendo la vista hacia el futuro, es momento de generar las condiciones para que se desarrolle un mayor enfoque de revisión del actuar de nuestras autoridades de todos los niveles y no perdamos otros seis años en donde en lugar de búsqueda de mejoras, se lleve a cabo una búsqueda de votos, como lo hizo el gobierno federal anterior.

https://manuelnavarrow.com/2019/03/27/las-decisiones-en-la-educacion/

Lo que esperamos de la Reforma Educativa

En el debate legislativo, una vez que se ha concretado prácticamente por unanimidad lo relacionado a la Guardia Nacional, todo parece indicar que habrá de darse la discusión en torno a la modificación constitucional en materia educativa, la cual, a decir de la propuesta del Poder Ejecutivo, se trata de una apuesta diametralmente diferente de la que se implementó en el sexenio pasado.

Si algo queda claro, es que una parte mayoritaria del magisterio planteó por muy diversos medios, la cancelación de una reforma que atentó no solo contra sus derechos laborales, sino contra su propia dignidad personal, familiar y profesional, provocando, entre otras cosas, la jubilación de cerca de 150,000 docentes por prácticas intimidatorias de la evaluación punitiva.

Frente a las propuestas antagónicas que se vislumbran en el debate de las ideas, resulta fundamental entender que se debe de apostar por una reforma que, al igual que la anterior, pueda surgir con el mayor consenso posible, pero sin perder la esencia de lo que fue el compromiso de campaña del presidente López Obrador.

De las muchas rutas que se avizoran, es preciso apostar por aquella que permita al magisterio encontrar un camino para que pueda capacitarse, sin tener que invertir el salario de su familia, ni el temor de perder su trabajo por una evaluación diagnóstica.

Por otra parte, es preciso que más allá del discurso de años, se pueda apostar por el fortalecimiento de las Instituciones Formadoras y Actualizadoras de Docentes que a la vez termine con los cientos o tal vez miles de escuelas “patito” formadas al vapor, a la luz del negocio que dejó la anterior reforma.

Algo que no podrá faltar, deberá de ser un mecanismo adecuado, transparente y eficaz, para la selección, promoción y reconocimiento del magisterio, en donde se aleje cualquier duda de la veracidad de quienes ocupen las plazas.

Finalmente, y no menos importante, habrá que apostar por una reforma en la que el derecho a la educación de las niñas, niños y jóvenes se encuentren en el centro, sin afectar los derechos del magisterio.

Para lograrlo, se deberá de llevar a cabo un debate intenso y necesario que refleje la altura de miras y la madurez de los grupos parlamentarios, a la cual le apostará la sociedad mexicana si, al igual como se hizo en la anterior reforma, existe el interés superior de la Nación para superar los desafíos que se presenten.

https://manuelnavarrow.com/2019/03/13/lo-que-esperamos-de-la-reforma-educativa/