Si realmente queremos un cambio…

A lo largo del sexenio pasado, se insistió hasta el cansancio que se quería fortalecer la educación pública bajo la premisa de elegir a los mejores bajo un sistema transparente, justo y equitativo, además de un impulso “sin precedentes” a las Escuelas Normales. Como ya se ha documentado ampliamente, nada más falso. Mucha tinta y dinero en los medios y pocos efectos en la realidad.

Uno de los efectos perversos sin decirlo, fue el desmantelamiento del sistema de formación docente en el país, en principio, bajo el pretexto de “quitar el monopolio” a las escuelas normales, y bajo el ya conocido lema de “cualquiera puede ser maestro”, se desarrolló una silenciosa pero efectiva desarticulación de dichas Instituciones Formadoras y actualizadoras de Profesionales de la educación.

Fueron varios los puntos que se pueden tomar en consideración, la falta de consolidación en sus formas de organización, el impulso para que se multiplicaran las ofertas sin mayor referencia académica y los negocios en la “preparación para la evaluación”, la falta de apoyo para desarrollar sus Cuerpos Académicos en donde podemos ver que no se ha avanzado en años y por supuesto, un prácticamente nulo apoyo para sus procesos de desarrollo y planeación institucional.

Como una característica que se ha trabajado desde hace ya un número importante de años, las Instituciones normalistas han tenido como premisa, el desarrollar espacios colegiados en Cuerpos Académicos en donde docentes han intentado fortalecer con investigación, sin embargo, el recurso para poder desarrollar sus actividades, además para presentar sus investigaciones, cada vez ha venido a menos,

De la carencia de los recursos que reciben, como muestra, un botón, como  lo aseveró hace unas semanas quien fuera en el sexenio pasado y es hasta el momento titular de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE) el Maestro Mario Chávez Campos, “los recursos que reciben las universidades del país ya que la gran mayoría recibe aproximadamente 400 millones de pesos anuales de manera unitaria, en cambio para las normales se distribuyen 500 millones de pesos que se deben repartir entre las 266 escuelas existentes”.

Si realmente queremos un cambio en la educación, se debe de apostar como lo han hecho otros países que han salido adelante, un impulso verdadero al sistema de formación docente, generando acciones para atraer a los mejores y hacer realmente que valga la pena estar en esta maravillosa e importante carrera de vida.

https://manuelnavarrow.com

Ahora los pobres…

En la actualidad, a partir de las modificaciones generadas en el ambiente educativo a partir del resultado de las elecciones de julio pasado ha cambiado diametralmente la clave para entender su realidad, en donde, a partir de los posicionamientos del nuevo gobierno, se han incorporado, en el centro del debate, elementos como la equidad que, aunque se mencionaban en el discurso del pasado gobierno federal, se encontraba ausente en la realidad de las decisiones y aplicación de las políticas públicas en el tema.

Un ejemplo claro de lo anterior tiene que ver con el documento que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) entregó al Secretario de Educación pública, Esteban Moctezuma Barragán de manos de su Secretario General José Ángel Gurría el documento “Getting it Right – Prioridades estratégicas para México”, versión actualizada de la que se entregó en Paris hace seis años al entonces presidente electo Enrique Peña Nieto.

El documento, a pesar de que reconoce avances en ciertos aspectos, señala importantes deficiencias, principalmente entre quienes menos tienen, que aun se presentan en el Sistema Educativo y que sin duda habrán de representar un espacio en la agenda del gobierno federal que recién inicia su administración.

Entre tras cosas, el documento señala que sólo cerca de la mitad de los jóvenes de 15 a 17 años de entornos desfavorecidos se inscriben en el sistema educativo; el gasto por alumno en educación básica en 2014 fue de 2,896 dólares estadounidenses, en comparación con los 8,733 dólares estadounidenses en promedio en la OCDE; solo 9.8% de los alumnos indígenas monolingües de 15 a 17 años de edad siguen inscritos en la escuela y, los que lo están, con frecuencia aparecen en niveles educativos más bajos de los que les corresponde por edad, además de que el 43% de los docentes de escuelas indígenas informan que carecen de libros de texto específicos en la lengua nativa y gran parte de ellos (15 a 25%) señala que su conocimiento de las lenguas indígenas es bajo.

El documento reconoce que algunos estudios nacionales ponen de manifiesto que los recursos pueden asignarse de forma más equitativa entre las escuelas y los municipios: actualmente las escuelas rurales, indígenas o multigrado tienen menos acceso a recursos que las escuelas más favorecidas, por lo que es momento de ver por aquellos centros educativos que menos tienen y que a lo largo de décadas han sido los olvidados del sistema.

https://manuelnavarrow.com/2019/01/16/ahora-los-pobres/

Presupuesto real

Una parte fundamental del ejercicio de un gobierno tiene que ver con la forma en que distribuye el presupuesto, sin embargo, resulta aun más importante la manera en que realmente lo ejerce, ya que se puede decir que se va a ejercer de una manera y terminar haciéndolo de una manera discrecionalmente diferente.

Un tema que ha sido recientemente tocado por una cantidad importante de comentaristas tiene que ver, precisamente, con la ampliación o reducción del presupuesto para el siguiente ejercicio 2019, no así el tema de lo que realmente ha sucedido con el presupuesto, con lo que se dijo que se iba a ejercer y no sucedió de esa manera.

La Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH) promulgada en 2006, cuya última modificación es de diciembre de 2015 establece en su artículo 6, que “el Ejecutivo Federal, por conducto de la Secretaría (de Hacienda), estará a cargo de la programación, presupuestación, evaluación y control presupuestario del gasto público federal correspondiente a las dependencias y entidades”.

Sin embargo, en el artículo 58 establece que “las adecuaciones presupuestarias se realizarán siempre que permitan un mejor cumplimiento de los objetivos de los programas a cargo de las dependencias y entidades” y, en  el cuarto párrafo señala que “Cuando las adecuaciones presupuestarias representen en su conjunto o por una sola vez una variación mayor al 5 por ciento del presupuesto total del ramo de que se trate o del presupuesto de una entidad, la Secretaría deberá reportarlo en los informes trimestrales”.

Lo anterior ha sido justificante para que, en el marco de dicha presunción, se alteren los presupuestos, tanto para sobre como subejercerlos a diestra y siniestra, sin que pase a mayores consecuencias, puesto que un gasto de un programa difícilmente tendrá un impacto que rebase el porcentaje asignado por dicha normatividad.

De esta manera, por ejemplo, en 2014 se creó el Programa Nacional de Becas con un 35% más que nuca, sin embargo, y si ponemos el ejemplo de la Educación media superior, para Chihuahua, se pasó de 28,454 becas en 2014, a 4,010 becas en 2018 (un 86% menos), la reducción permanente de los recursos a la reforma educativa en los últimos años, o este año pasado, en que se registraron subejercicios mayores al 50% en el Programa para el Desarrollo Profesional Docente.

Resulta muy importante el poder observar cual es el camino que se pretende llevar a cabo el apoyo hacia los diferentes programas que resulten prioritarios al presente gobierno, pero debemos de estar más alertas en la realidad que resulte en la implementación del presupuesto a partir de lo que signifique la realidad o no que buscamos para el país. Feliz año 2019…

https://manuelnavarrow.com/2019/01/02/presupuesto-real/

México con sus jóvenes

Un tema por demás controversial en los últimos tiempos en nuestro país, tiene que ver con el tema de la juventud en clara alusión a su relación con la falta de oportunidades de estudio o trabajo y que, en tiempos recientes, se les ha denominado jóvenes que ni estudian ni trabajan (nini´s), lo cual, de acuerdo con lo establecido con diversos estudios, tiene un efecto importante en aspectos tan delicados como la inseguridad, al ser orillados a participar en las redes de la delincuencia.

En alusión a lo anterior y retomando el estudio que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Universidad de Oxford (OU) recién acaban de publicar la semana pasada en el libro “Millenials en América Latina y el Caribe, ¿Trabajar o estudiar?”, desde donde se desprenden interesantes análisis sobre lo que sucede con este grupo de jóvenes que se encuentran entre los 15 y los 24 años.

Un primer aspecto que observo y comparto, tiene que ver con el optimismo con el futuro que presentan ante la vida y el trabajo, en donde un universo de 81% de todos los jovenes de este rango de edad, aspira a terminar la educación superior, y un 91% tiene la esperanza de alcanzar el trabajo deseado, en contraste con la cruda realidad que la sociedad les ofrece para poder alcanzar dichos sueños por la falta de oportunidades.

Dentro de los aspectos negativos que señala el documento, esta en que uno de cada tres jóvenes de este rango ya tuvieron hijos en la adolescencia, asi como que la condición de “nini” tiene rostro de mujer, especialmente en el grupo de edad de 19 a 24 años, debido a que el que 40% de las mujeres no estudia y no trabaja, en comparación con el 8% de la población masculina de este mismo grupo de edad.

A pesar de lo anterior, el documento especifica que dicho grupo de jóvenes, no se encuentran ociosos como mucha gente pudiera presumir, sólo que la condición social le presenta un menor número de oportunidades, porque nacieron en hogares cuyos padres presentan una menor movilidad social ascendente, en comparación con jóvenes más favorecidos, sin embargo, la gran mayoría está buscando trabajo, cuida a familiares y/o apoya en las labores domésticas de su hogar.

Es por ello que cuando se observa en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para este 2019 un incremento de 932% a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), que es donde se insertará el Programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, que pagará $3,600 pesos mensuales a los más de 2 millones 300 mil jóvenes que trabajen por un año en empresas como becarios o aprendices, pienso que puede ser un buen aliciente para que estos millones de jovenes cumplan con sus sueños.

Feliz Navidad y próspero año 2019.

https://manuelnavarrow.com/2018/12/19/mexico-con-sus-jovenes/

Pobreza, equidad y educación

El fin de semana pasado, ha iniciado un nuevo periodo en la vida política de nuestro país y mucha de la tinta que se ha empleado para definir el futuro de la educación en nuestro país, tiene que ver con la consideración de poner el centro de la discusión y de las decisiones, a las niñas, niños y adolescentes de nuestro país.

Apenas la semana pasada, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) dio a conocer los resultados nacionales del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA) 2018, que se aplicó durante los días 12 y 13 de junio, a 104,973 alumnos de sexto grado de Primaria en 3,573 escuelas generales públicas, indígenas, comunitarias y privadas del país.

La prueba se aplicó para conocer en qué medida los estudiantes logran dominar un conjunto de aprendizajes al término de la Primaria, cuyos resultados van de menor a mayor de acuerdo con el nivel I al IV respectivamente, y en donde los resultados se agrupan en derredor del más bajo en el 49% en el caso de Lenguaje y Comunicación y del 59% en el de las Matemáticas.

De acuerdo con la información proporcionada por la consejera presidenta de la Junta de Gobierno del INEE, Teresa Bracho González, los resultados reflejan que la oferta educativa brindada no está garantizando una educación de calidad, a pesar del dispendio de recursos proporcionado por la reforma educativa.

Sobre los aspectos que se relacionan con el aprendizaje, el informe señala que “trabajan”, lo cual señala un grave problema que se ha invisibilizado en nuestro país y al cual no se le ha prestado la atención que requiere.

De acuerdo con el sitio web del sitio del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF por sus siglas en inglés), en México, 3.6 millones de niños, niñas y adolescentes entre los 5 y 17 años de edad están trabajando, en donde, de acuerdo con el Diario Español “El País” la gran mayoría lo hace al margen de la ley, lo que deja en situación de vulnerabilidad, de normalización social y a expensas de las redes de la delincuencia por la falta de oportunidades que la propia sociedad les ha dejado en el abandono.

En el marco de los resultados del INEE, asi como de los datos de la UNICEF, resultan alentadores los datos que se aportan desde el Gobierno Federal que recién inicia en el sentido de otorgar becas educativas a los estudiantes de Primaria y Secundaria que provengan de familias de escasos recursos económicos.

Esperemos que dichos estímulos no solo lleguen a donde debe, sino que impacten en la reducción de la violencia y en la mejoría de tantos jóvenes que hasta el momento se les ha negado el derecho a la educación y a un futuro mejor.

https://manuelnavarrow.com/2018/12/05/pobreza-equidad-y-educacion/

Los retos del próximo gobierno

A partir de las elecciones del pasado mes de julio, quedó establecida la ruta política que habría de seguir, de acuerdo con los resultados que dieron una victoria histórica, con más de 30 millones de votos, al Lic. Andrés Manuel López Obrador para la Presidencia de la Republica quien, siendo Presidente Electo, habrá de convertirse, el próximo 1º de diciembre, en Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

En este marco, la ruta, en el aspecto educativo a nivel nacional, se ha definido a partir de lo que fueron propuestas de campaña, las cuales siempre fueron muy claras, tomando distancia del resto de los candidatos a la Presidencia, con lo que, lógicamente, las acciones en consecuencia, han estado a tono con dichos posicionamientos.

Dentro de su decálogo que dio a conocer en Oaxaca el pasado mes de mayo, se resumen los compromisos establecidos en donde se encuentra el fortalecimiento de la educación pública, gratuita y de calidad de todos los niveles escolares; la alimentación en todas las escuelas de educación básica de las zonas pobres y marginadas del país; becas para evitar la deserción escolar a todos los estudiantes de nivel medio superior; becas para estudiantes de familias de escasos recursos económicos que estudien en escuelas de nivel superior, en donde no habrá rechazados; la prioridad en el fortalecimiento de las Escuelas Normales y a la Universidad Pedagógica Nacional; la cancelación de la mal llamada reforma educativa con todas sus implicaciones: la celebración, con base en los foros que ya se han realizado, de un plan educativo en donde se consulte a toda la sociedad, remarcando que ¡Nunca más una reforma educativa sin el magisterio!; el respeto irrestricto a la independencia y la autonomía de los trabajadores de la educación; se retomarán las propuestas alternativas de educación que cada entidad federativa ha impulsado; y se suspenderán las cuotas que pagan los padres de familia para el mantenimiento de las escuelas.

Todo lo anterior representa un gran reto, que no resulta sencillo pero que, con el concurso del Congreso de la Unión, se están dando ya las muestras de cumplimiento y de que se habrá de trazar una ruta completamente diferente a la establecida por el Gobierno Federal que termina sus labores este 30 de noviembre, rescatando lo positivo, pero dejando muy en claro que los retos que vienen en educación, habrán de mantenerse en la línea de los compromisos del Presidente Electo para que, una vez que sea Presidente Constitucional, se conviertan en una prioridad de política pública durante el ejercicio de su mandato.

https://manuelnavarrow.com/2018/11/21/los-retos-del-proximo-gobierno/

No Señor Secretario…

Apreciable Señor Secretario de Educación:

La semana pasada, en el marco de las comparecencias de las y los Secretarios de Estado ante el Congreso de la Unión, en su oportunidad como titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) afirmó que la Reforma Educativa del actual gobierno federal, no fue una recomendación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sino de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en ingles), situación que provocó una intensa desacreditación en diversos medios y redes sociales por estar muy alejada de la realidad.

Una cosa nos queda más que clara, en el presente gobierno federal, desde sus dos predecesores, especialmente el anterior y Usted, generaron acciones que poco tuvieron que ver con los planteamientos de mejora de la educación, no utilizaron la información generada con las evaluaciones para la generación de políticas públicas, se dejó de lado la capacitación docente, se eliminaron apoyos a las Escuelas Formadoras de Docentes, se invirtieron cantidades millonarias sobre diversos programas como el de los bebederos escolares y la reparación de escuelas dañadas durante los sismos, sin resultados ni culminación de acciones y lo más grave de todo, se utilizó de manera punitiva una evaluación en contra del magisterio, a la par de que se multiplicó el presupuesto dedicado a promover la imagen personal abandonando miles de escuelas con graves carencias y dificultades.

Para evidenciar la participación de la OCDE en la reforma Educativa, baste recordar las acciones que tuvieron lugar apenas un par de meses luego de la jornada electoral del 2012, cuando en el mes de septiembre, el propio Secretario General de la OCDE, entregara al entonces Presidente Electo Enrique Peña Nieto, el estudio “México: Políticas para un desarrollo incluyente” en el que se recomienda “aprender a construir consensos políticos basados en la evidencia objetiva, científica, medible y comparable internacionalmente”, acuerdo que sería firmado por el presidente electo el 18 de octubre en la sede de la OCDE en Paris, para posteriormente implementar las acciones políticas a través del brazo ejecutor del “Pacto por México” al inicio del sexenio, con una nula consulta entre el magisterio y con los resultados de todos conocidos.

No Señor Secretario, que bueno hubiera sido que fuera la UNESCO quien hubiera aesorado al gobierno del cual Usted es parte, pero bueno, la evaluación del pasado mes de julio en las elecciones indica que Usted, el presidente y todas sus acciones y cambios en materia educativa resultaron “No idóneas”.

https://manuelnavarrow.com/2018/11/07/no-senor-secretario/