Los retos que vienen

Poco a poco, de manera paulatina, el mundo empieza a retomar muchas de sus actividades que antes de la pandemia se consideraban como normales, ahora con elementos de la llamada nueva normalidad, incluidas por supuesto las educativas.

A pesar de que en el mundo más de 1500  millones de estudiantes (nueve de cada diez) resultaron afectados por el cierre de las instalaciones físicas de las escuelas y estuvieron a expensas de otro tipo de esfuerzos para hacer llegar la educación, como es el caso del uso de medios tecnológicos como es el caso de la red de internet con las plataformas digitales, además de las redes sociales, la televisión, el apoyo de cuadernillos de apoyo entre otros, el promedio de cierre de escuelas fue, de acuerdo con la UNESCO, de apenas 17.4 semanas (158 días) de cierre de sus instalaciones. En la Unión Europea (UE), casi ningún país cerró sus escuelas por más de 35 semanas. A manera de ejemplo, Alemania cerró 28, España 15, Italia 35 y Francia 10.

Como tal, nuestro país, al igual que las naciones de América Latina, fueron de los más afectados considerando el tiempo en que las escuelas estuvieron parcialmente cerradas, lo cual rebasó el año en que permanecieron cerradas a la convivencia y clases presenciales.

Muchos son los retos que se presentan ante un eventual regreso a las actividades escolares, tomando como ejemplo la enorme cantidad de escuelas vandalizadas, el equipamiento de las escuelas con material suficiente para la higiene y seguridad de la comunidad educativa, el reto de quienes enfrentan mayores obstáculos como lo son las comunidades más alejadas, la educación especial, así como los pueblos y comunidades originarias.

En este sentido, la pandemia y la educación que se emprendió bajo diferentes modalidades, nos dejaron diversas problemáticas luego de este tiempo de emergencia sanitaria, como es el caso del incremento de la trata de menores, la noticia de que más de 800 mil niñas y niños trabajan y, de acuerdo con un estudio que llevaron a cabo El British Council junto a Fundación Varkey realizada en el 2020, que incluye 11 países, 5218 docentes encuestados y 63 voces expertas.

En dicho estudio sobresalen, en sus principales resultados aspectos sobre infraestructura, conectividad y recursos, estrategias pedagógicas y desarrollo profesional docente, gestión escolar, currículum y evaluación, los actores de la comunidad educativa entre otros, siendo el comñun denominador la falta de previsión de las diferentes entidades gubernamentales para enfrentar una problemática como la que enfrentamos que concluye con que “Como resultado de más de un año de confusión y cambios en la educación tal como la conocemos, ha habido una prisa sin precedentes por improvisar y generar soluciones a un nuevo mundo de problemas”, lo que nos debe de impulsar a hacer un esfuerzo adicional por integrar los aprendizajes generados en este tiempo para favorecer, y sobre todo para proteger a los diferentes actores del sistema educativo nacional.

manuelnavarrow@gmail.com

https://manuelnavarrow.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s