Respeto a la profesión…

Luego de que el pasado 12 de septiembre venciera el plazo para la promulgación de las leyes reglamentarias de la reforma constitucional en materia educativa, finalmente, la semana pasada, la Cámara de Diputados aprobó, en lo general y en lo particular la Ley General de Educación, la Ley Reglamentaria sobre Mejora Continua de la Educación y la Ley General del Sistema de Carrera de las Maestras y Maestros, las cuales, si bien es cierto pasan al Senado para su discusión, dadas las condiciones de distribución política, es muy probable que no sufran cambios que sean realmente significativos.

Más allá de los grandes aspectos que sin duda deben ser motivo de un análisis posterior, como lo es la desaparición del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED), las amenazas del control político, la desaparición de la evaluación punitiva del magisterio, entre otros importantes aspectos, hoy quiero resaltar un punto que me parece fundamental, la revalorización que se hace de la carrera profesional del magisterio.

Se ha desarrollado sobre el particular, un amplio debate que tiene que ver con la pretendida “igualdad de condiciones” que se debe de tener a la hora de asignar la plaza docente, sobre todo en educación básica, en donde hay quienes pretenden regresar a la muy deplorable manera en que se vinieron asignando las plazas durante el sexenio anterior, en donde se equiparaba una licenciatura en educación, con cualquier otra profesión.

Reitero lo que tanto he mencionado en este espacio editorial, que el magisterio es una profesión y que para que exista igualdad de circunstancias, un egresado de otra carrera diferente a la educación, debe de pasar por las aulas de una escuela formadora de profesionales de la educación que le enseñe que no solo es la asignatura o el conocimiento de ella, sino que se requiere, aparte de la vocación, el conocimiento del desarrollo social, psicológico y biológico de la materia de trabajo que son sus estudiantes.

Es largo el camino en el ámbito educativo y las leyes que se han expedido son por mucho perfectibles, pero si algo queda claro en la experiencia internacional, es la revalorización social de las maestras y de los maestros un aspecto central para poder generar no el monopolio de una profesión, sino el reconocimiento de que existe una profesión que merece el respeto social para el desarrollo de su labor a lo largo y ancho del país.

https://manuelnavarrow.com/2019/09/26/respeto-a-la-profesion/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s