Va a caer, va a caer…

A casi seis años del inicio de las acciones que llevaron al presente gobierno federal a las modificaciones constitucionales en materia educativa, se puede afirmar que las diferentes expresiones del magisterio han coincidido en lo general, que se trató de una reforma con el exclusivo consenso cupular, con la finalidad de obtener ahorros, con una nula visión académica, con un gran presupuesto publicitario y que ha provocado un gran cansancio y agotamiento magisterial por la cantidad de trabajo administrativo que impide la adecuada atención de quienes verdaderamente importan: Las niñas y niños de nuestro país.

Con una evaluación descontextualizada, estandarizada, punitiva y que no está hecha para poder definir si un maestro es bueno o malo en su trabajo con sus estudiantes, la cual se presentó bajo un hostigamiento incluso policial en muchas partes del país y en donde no podía salirse ni al sanitario, en donde, además, quienes obtuvieron una alta calificación que de acuerdo con la legislación deberían de tener un incremento económico (muy anunciado por cierto) jamás llegó porque jamás hubo presupuesto para ello.

De las 40 mil escuelas de tiempo completo prometidas se llegó con esfuerzo a un poco más de 25 mil, dentro de las cuales estuvieron siempre en problemas porque no llegaron apoyos para la alimentación ni tampoco las prestaciones para una buena parte del personal.

Un sistema educativo que se empeñó en hacer ver una escuela inclusiva, pero cargada al máximo con grupos sobresaturados y en donde se buscaba insertar a niñas y niños que requieren de una educación especial, pero que no ofertaba capacitación alguna a su personal docente, dejando de lado a cientos de padres de familia que deseaban un espacio adecuado para sus hijos.

A casi seis años de distancia no hay charla en el interior del magisterio en el que no se celebre con dignidad la afrenta hecha, las promesas vanas sobre la calidad, las mentiras a la sociedad sobre un esfuerzo que jamás se vio en las escuelas que en verdad se necesitaba y, sobre todo, con un gran contenido presupuestal a la promoción personal de quien fuera titular de la dependencia federal.

A lo largo de estos meses se lleva a cavo una consulta a la sociedad sobre el consenso en torno a la educación que México necesita, con la seguridad que se habrá de cumplir una de las muchas demandas hechas y respaldadas por el pueblo mexicano: va a caer, va a caer, la reforma va a caer.

https://manuelnavarrow.com/2018/09/27/va-a-caer-va-a-caer/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s