Esperando a Santa Claus…

Mucha gente se asombra por el pensamiento anti sistema que ha privado recientemente en muchos de los escenarios electorales en el mundo como es el caso de la salida de Gran Bretaña con el BREXIT, el NO al fin de la guerra en Colombia, los intentos separatistas en España o más en nuestro México, los resultados electorales del pasado 5 de junio adversos al partido en el gobierno en diversas entidades de la República Mexicana.
Por lo que se ve, existe una comunidad internacional en donde solamente vale lo que “siente o sufre” el primer mundo, los atentados de EI contra grupos en París o Amsterdam, la destrucción del “mundo antiguo” y las “barbaridades” de los “incivilizados” pero resulta invisible a nuestros ojos los graves acontecimientos que están ocurriendo en Alepo en Siria,  en Turquía, la crisis de refugiados y el hambre en muchas regiones de Africa.

Más allá de los mecanismos de explicación convencionales que se vierten a diario, consideró que existe un grave panorama con respecto a la esperanza de resolución de los grandes males que aquejan a la población con respecto al posicionamiento de lo que han sido, al menos en el pasado reciente, los partidos cercanos al oficialismo y sus decisiones que ahora sufrimos y vemos, en la boleta electoral, un espacio en el que se vislumbra un espacio de apertura a nuestras posibilidades de generar un movimiento que permita resolver, al menos en parte, dicha problemática.

El ver la desfachatez con que priva en nuestro país la grave situación de lo que fueron las “palancas del desarrollo nacional” en el que se apoyaron los partidos políticos firmantes del “Pacto por México” que, en lo “oscurito” y bajo el amparo de las grandes compañías transnacionales, generaron el inicio de una oleada de Reformas mediáticamente respaldadas a fin de hacerlas ver cómo algo que vendría a resolver los grandes problemas nacionales y que, a la fecha han causado más males que remedios.

La primera y más grande burla tiene que ver con la mal llamada reforma educativa. Bajo el pretexto de sacar adelante un país se llevó a cabo una reforma administrativa de la educación, colocando en el centro del debate mediático a partir de la réplica del filme estadounidense “esperando a Superman” y enfocada desde la visión empresarial en nuestro país con “de panzazo”, se desató un injustificado ataque público y mediático culpando al magisterio del desastre provocado por las malas políticas públicas en materia educativa y explicando cómo evaluando al magisterio se resolvería la problemática, sin explicar cómo hasta ahora, casi el 90 por ciento resultó bien evaluado y viene el fracaso del país en la pasada evaluación en PISA del año 2015.

La otra “gran reforma” la energética, promovió hasta el cansancio que con ella bajarían el gas y la gasolina, y ahora que ya pueden invertir en el país las compañías transnacionales, resulta que viene el “doloroso pero necesario” aumento a dichos servicios, y “casualmente” se da en 2017 que es un año no electoral, esperando que se nos olvide para el 2018, o esperando que exista una rebaja o anunció fantástico del candidato oficial para “reducir” el impacto, al menos en algunos meses como ocurrió en Chihuahua en aquel tiempo en que el recibo de la CFE llegó en ceros, para después darnos cuenta de que todos los Chihuahuenses  lo seguimos debiendo y está endosada a nuestra ya de por sí “amplia” deuda pública que “nos gastamos” en un sexenio y pagaremos hasta el 2044.

No, no se trata de ir en contra del sistema, se trata de descubrir y delatar a un sistema que está en contra de nosotros, de ver en los aguinaldos y prestaciones de nuestros “representantes populares”, en los “moches” de los partidos políticos, en la corrupción desatada por voraces políticos que dejaron en bancarrota a sus entidades federativas y que ahora están a un paso de ser “expulsados” de su partido, un franco ataque a la inteligencia pública de pensar que todo sigue igual, que se puede prometer sin cumplir, que se puede seguir jugando con la opinión popular.

Creo que ser antisistema puede ser el deporte nacional en las próximas elecciones, no porque se busque a un populista, sino porque lo que ahora tenemos como sistema es lo más parecido a una tragicomedia que dirigen, con los hilos de los títeres en la mano, las grandes compañías transnacionales que, incrustados en la OCDE, en el Banco Mundial y las correspondientes equivalentes al interior de nuestro país, solo buscan hacer más grandes las diferencias sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s